8 octubre, 2018

Por qué mi vida es atravesar un bosque

de William Johnston | Inéditos

Advertencia

Cada vez que escribes un poema
la vida se acorta,
como si fuera el recuerdo de una boda lejana.
Pero a pesar de los presagios, escribes.
Y al final de los cuarenta
sólo tienes demasiada literatura
y un hombre afuera en la calle
que pasa llamando a la noche
con un silbo vertiginoso.


Respuesta

Mi abuela encendía las lámparas al atardecer
para que sus muertos visiten la noche.

Y ella, antes de que se fueran,
les preguntaba
por qué mi vida es atravesar un bosque

como en una fábula.


Paisaje

El sol rodaba entre nubes como globo abandonado.
El sendero de hormigas presagiaba lluvia indecisa.
Los autos pasaban en silencio a velocidad variable.

Y sólo se escuchaba el olor del cadáver de un perro
—hablando como un loco en voz alta—

de la ácida resurrección.




* Estos poemas pertenecen al libro Paisaje, de próxima publicación por Ediciones Yaugurú, de Montevideo.


William Johnston Montevideo, Uruguay, 1967. Es autor de los libros Un Jarrón Chino (1994),  Las Siete Colinas (1995), La Estación de las Bellas Furias (1998), y Los Fragmentos Dispersos (1999), que reúne su obra publicada hasta la fecha. En el año 2003 publica El Viento Detrás del Bosque y se recibe de doctor en letras por la Universidad Nacional Autónoma de México con una tesis sobre la poesía de Olga Orozco. En el año 2006 recibe el premio de la Intendencia Municipal de Montevideo por su libro Leve Sombra. En el 2008 recibe el Premio Nacional de Poesía por su libro Diálogo Final (Ediciones Mafia Rosa, México, 2011). Publica en el año 2014 su libro Alaska y sus tres novelas bajo el título No acaricies un perro ciego (Editorial Terracota, México, 2014). Ha integrado antologías en Uruguay, Chile, Cuba, Colombia, Argentina y México.