Traducción de Pura López Colomé
Julián Herbert | Reseña

La primera vez que cerré 50 estados, me pregunté: ¿a qué me recuerda? Al principio no di con la respuesta. Lo logré al leerlo por segunda ocasión. Me recuerda a Borges: su erudición un poco imaginaria, su desfachatez a ratos tímida, su desaforado amor por la lengua inglesa…

Gaëlle Le Calvez | Inéditos

Me llamaron india francesa extranjera me llamaron depresiva inestable suicida me llamaron puta rebelde promiscua me llamaron marginal izquierdosa loca me llamaron casa chica cualquiera la otra me dijeron aborta esconde vete me dijeron puta cabrona rebelde me dijeron liberal revoltosa egoísta me dijeron monja rara religiosa me dijeron amor libre bisexual asquerosa me dijeron crítica conservadora aburrida…

Mónica Nepote | Ensayo

Es casi imposible evocar el pensamiento animal sin traer a cuento nuestro propio modo de pensar. Buscamos entender cómo nos piensan, o pensar como ellos, o simplemente descifrar el misterio silencioso de sus miradas.

Olmo Balám | Entrevista

A diferencia de otros libros míos, este es muy personal. Aquí el yo lírico podría ser muy cercano a ciertas experiencias mías, y traté de que fuera así, de quitarle la idea de que uno no tiene que contar historias en los poemas. Yo dije: no, que aparezca absolutamente todo lo que quiera aparecer en el texto, y si el poema quiere contar historias, que las cuente, que vaya muy libre por el mundo de la página o del libro mismo.

Rabí Montoya | Visual

La mirada es la conexión entre nuestra experiencia individual y el cosmos. Estamos tan acostumbrados a ella que olvidamos su milagro. Teresa de Ávila describe así una de sus experiencias místicas: “No es resplandor que deslumbra, sino una blancura suave, y el resplandor infuso que da deleite grandísimo, la claridad que se ve para percibir esta hermosura tan divina es una luz tan diferente de las de aquí que parece una luz tan deslustrada la claridad del sol que vemos. Es luz que no tiene noche, sino que como siempre es luz, no la turba nada”.

Melissa del Mar | Inéditos

Somos verbo fundacional / en tu lengua que es placenta. / Aceite fecundo de arce emanas / para darnos vida, viento / de tu vientre palabra. / Caminaremos senderos de abedul / para llegar al umbral que nos habita / y, así, embelesadas, / plantar sus recuerdos / y cubrirlos de musgo, / para evitar que / hoy, como entonces, / los pisen todos. / Nos reconocemos en tu lengualeche, / que es también / campiña…

Los poetas han guardado un misterioso silencio acerca del queso

—G. K. Chesterton