1 octubre, 2018

2 de octubre en un departamento del edificio Chihuahua

de Isabel Fraire | Dossier

piel rota orilla incierta de piel rota
carne como la carne que le doy al gato
la sangre rezuma y chorrea en goteras
se ve el hueso

ancho y profundo boquete como plato sopero
alto en el muslo el tazón de carne cruda y sangre
cuerpo tendido en el piso de cuatro dedos de agua
“No es nada”
“¡Cómo que nada!
¿Te duele?”

“Nada, un rozón”
las balas atraviesan vidrios atraviesan puertas se entierran en paredes
“¡Cuidado señora!” (tiene un niño en los brazos) “Métase
al baño, ahí está más segura”

los estampidos retumbando arrecian
“Agáchense” “Hasta abajo” “No se asomen, por Dios”
“¿Cómo te sientes?”
“No es nada”
(La señora con su niño en brazos gritando) “¿Por qué siguen,
por qué siguen tirando?”
“Dios mío, Santa Virgen, que paren, ya no sigan…”
“Otra vez”

“Agáchense” “Bajen la cabeza” “Dame la mano”
como mala película que no termina nunca

Diez días después los periódicos no hablan de nada más que de la Olimpiada.

No fue nada, un rozón.


Isabel Fraire Monterrey, Nuevo León, 1934 – Ciudad de México, 2015. Fue una poeta y traductora mexicana. Entre sus libros, cabe destacar 15 poemas (1959), Sólo esta luz (1969) y Poemas en el regazo de la muerte (1977), que le valió el Premio Xavier Villaurrutia. Tradujo a autores como T.S. Eliot, Wallace Stevens, Ezra Pound, William Carlos Williams y W.H. Auden, entre otros.