El estado de la poesía: fuerte y claro

De acuerdo con la Encuesta sobre la participación pública en las artes, llevada a cabo masivamente cada cinco años por el Fondo Nacional de las Artes, el número de lectores de poesía cayó de un 20% entre la población adulta de 1982 a tan solo 7% en 2012. El desplome de la poesía correspondió con un declive más pronunciado en todas las lecturas literarias y en todos los sectores de la población. Sin embargo, las tendencias de la cultura son rara vez lineales. El grupo más joven de adultos (entre los 18 y los 24 años) leyó más poesía que cualquier otro segmento.

Leer más

AMUD – Vértebras lumbares: última lumba de la lumba

La columna dorsal es la imagen del hombre montando el caballo de fuego. Hablamos de la antítesis del domador, del vaquero que apacigua al raudo animal para someterlo a sus dominios. La columna dorsal es la unión de piezas que operan juntas, pero no se someten y no se domestican.

Leer más

Maneras de estar juntos: cinco lecciones del premio Aguascalientes (2)

En el origen del verso está la práctica muy física de, al final del surco, en la orilla del campo, dar vuelta al arado. “El punto me lleva de regreso”. El punto que marca el final de la línea, en tanto oración, señala el lugar desde el que tengo que construir el sentido. En una oración sólo entiendo retrospectivamente. Qué dicen esas palabras ahora que han cristalizado. Qué me quisiste decir con esas palabras. Y entonces, desde tus palabras, construirte.

Leer más

Maneras de estar juntos: cinco lecciones del premio Aguascalientes

Como dice Derrida en su hermoso Mal de archivo, el olvido es uno de los nombres del recuerdo. Cuando olvidamos, le confiamos algo a otra forma de memoria. Más laberíntica en su dibujo, pero también precisa. Nos devuelve misteriosamente lo olvidado en el momento justo en que, sin saberlo, lo necesitamos. Nos lo devuelve además como si fuera nuevo y al mismo tiempo eterno.

Leer más

El género del sonido (2)

Cada sonido que emitimos es un poco una autobiografía, tiene un interior totalmente privado pero su trayectoria es pública. Una parte de adentro es proyectada hacia afuera. Censurar estas proyecciones es una tarea de la cultura patriarcal que (como hemos visto) divide la humanidad en dos especies: aquellos que pueden censurarse a sí mismos y aquellos que no.

Leer más

El género del sonido

Cerrar las bocas de las mujeres era el objeto de un complejo acuerdo de legislación y convención en la Grecia preclásica y clásica, del cual los ejemplos mejor documentados son las leyes suntuarias de Solón y el concepto nuclear es la afirmación genérica de Sófocles, “El silencio es el kosmos [buen orden] de las mujeres”.

Leer más

Paradise Lost, o la epopeya (re)made in Mexico

Cuán sorprendente resulta enterarse de que John Milton, el mayor de los poetas ingleses (sin demérito de Shakespeare, harina de otros genéricos costales) haya gozado de admiración profunda en México durante el siglo XIX. Alguna evidencia de esto puede encontrarse en una carta que, en 1872, el polifacético Ignacio Manuel Altamirano envió a una joven y anónima poetisa.

Leer más

El tenis o la vida

Deporte mudo y generalmente blanco, épica individual en que la fuerza física no es nada si no hay fuerza mental, metáfora perfecta de la vida y sus perseverancias, mezcla de ritmo, belleza y potencia, velocísimo y vivo ajedrez, el tenis se presta o debería prestarse como una eficaz herramienta literaria. No obstante, no abunda la bibliografía.

Leer más

El libro de las comunidades

Dice Llansol: “todo comunica por incomprensión”, y reconozco esta clave en una nota de Apontamentos sobre a Escola da Rua de Namur, texto fragmentario de raíz autobiográfica: “El libro de las comunidades nació de la tentativa de reconducir al habla y a la convivencia de grupo a una niña española aparentemente autista que habían llevado a la escuela donde yo enseñaba”.

Leer más

Las piezas encontradas. Sobre César Vallejo (2)

Diría que una parte importante de la evolución poética e ideológica del poeta tiene que ver con la confirmación, en estas líneas, de la soledad fundamental del ser humano, de nuestra incapacidad constitutiva, no sólo para estar o ponernos en el lugar del otro, sino para, mediante el amor, salvarlo de su suerte.

Leer más