17 junio, 2019

Mi yo más intrínseco

de Mila Haugová | Traducciones

Versiones del eslovaco por Lucia Duero.


… el tiempo nuevamente regresa
a su casco…

*

… escribimos sobre el cuerpo del mundo… somos
el cuerpo del mundo… su borde… el pasto
estelar… espejo…

cada palabra habla sobre nosotros
la oscuridad en el pasto por siempre…

*

(escaping vacancy)

huella inmóvil: santísimos cuerpos animales
sacrificados a pneuma… a eros… la huída
a lo largo de río, hacia el agua primera… en la marca
inmóvil de los segmentos genéticos
precámbricos: invertebrados (los brazos enrollando
la garganta) con la piel ferviente, hemos de ir a la casa
donde todo está bien… ¿dónde está todo bien?

ya ni siquiera con ojos entrecerrados: el universo entero
yace sobre ellos: muchachos: soldados: emigrantes
en lanchas volcadas y vacías
se convierten en Feacios: los Argonautas: Cartago
en todas partes: la tierra sembrada de sal

los barcos fenicios pierden el rumbo:
el abecedario es ilegible

las palabras desnudas que
(todavía) podrían llegar:

*

el sujeto y el predicado
los dos laberintos se unen como cuerpos
en una letra inimitable:
aún podemos acceder a ellos

dos aeronaves blancas en la región
de la luz ártica: el cielo que no se
quiere dividir: azul y azul:

sexos a oscuras en el cuerpo de un paisaje
despatarrado: piedras vivas (de) las estrellas
como si ambos tuvieran oído absoluto

*

(una exclamación abraza a la otra)
apertura del cuerpo con la voz
: estar amándose
bajo la cálida piel de otoño
adormecerse en el arrullo de las bestias salvajes
así como ahora

envejecemos

*

el movimiento moroso de lomos animales desde el manantial hacia el invernadero
el mapa: noc rarum
la escritura
celta en las incisiones de la herida
en la mañana sueño el agua blanca
todo el jardín inundado: las ventanas blancas
espejándose en el agua blanca la luz
opalina sobre las hortensias blanquiazules
sobre la lengua la cal de las paredes blancas
de los huesos blancos:
cuchillos blancos:
cuarzo: topacio: corindón: diamante

*

la frase desnuda: el cuerpo es        todavía
un archivo: la letra imita las cicatrices

lava nieve rosa aliento del ser viviente
la red impermeable de la lluvia de primavera
¡oh! todo lo perdido: las puertas estrechas espejos pasajes
las delicadas alas plateadas del avión con la puerta abierta
descenso y eclipse de las nubes altas
estoy sentada cerca de la ventana, mirando el Golfo de Venecia
la apacible voz masculina anuncia lo que ocurre:

en la cabina del piloto alguien toma toda la responsabilidad
vemos la entrada y el centro el profundo pozo del cielo

pienso a quien lastimé y qué pasará en el momento de:

entonces no lo apunté y ahora no me acuerdo bien

(Para el piloto de la línea Venecia – Viena, 25 de mayo de 2015, sobre las 19:15)

alguien siempre estará en su lugar…

*

Diarios florísticos XX

en las pesadas
sábanas de la planta de julio (nosotros)
ascendiendo a la superficie en
los frágiles planos fibrosos: no tenemos
otra opción si no queremos dejar de respirar

con ojos cerrados carencia
del cuerpo vivo perdido

en la mañana los dedos palpan un hormiguero
en la tierra cálida: los laberintos subterráneos llenos
de insectos obstinados: las raicillas pujando
una contra la otra: las reinas de alas grandes: las hormigas
que se arraciman siempre en el baño
de la casa (¿mía?) en julio exactamente el mismo día… ¿cómo puedo
abandonar el tiempo concedido para siempre?:
¿la lengua al nivel de los huesos?

(11 de julio de 2014)

*

dónde está aquella frontera que detiene
la gramática: la traducción
a way a lone a last a loved a long the
y el río nos atraviesa y nos lleva la corriente
hasta el despertar y hasta el olvido y hasta el soplo de la mañana
y duermes con el ser amado y te despiertas
y ya no está contigo y te sorprendes y preguntas
¿por qué? ¿por qué? ¿por qué? y el río fluye y el tiempo te arrastra
y tus lágrimas nubladas infantiles y sola y en el borde
y lo que todavía no sabes no te protegerá
y eres y sueñas y los sueños son el devaneo cotidiano…

                                                                                           riverrun past…


cada uno solo en su cabina de guardia…


Diarios florísticos XXI

el sueño: soñé que viajaba en un tren abierto
el hombre está sentado con la espalda apoyada, le acaricio el brazo
            y le pregunto
¿qué tal el trabajo?: dice: bien. ¿qué tal la familia?
            dice que bien.
entonces, ¿qué es lo que te falta?, le pregunto: me mira
            con los ojos
entrecerrados y dice: mi libro.

escrito en el diario: hoy es el 21 de septiembre de 2014, el primer
día de otoño y el equinoccio: el sol, los frutos caen de los árboles con vigor
inevitable, la alegría profunda
de un día completo: almorzamos y después miramos los tapices en el
museo: caballos, venados, águilas y amapolas: blanco: la casa:
colores dorado & rojo (el corazón aún no sabe) el acontecimiento
del día es Nemzeti vágta: en la plaza colosal que
llenaron de arena por un tiempo irrumpe un jinete con un pie
sobre un caballo otro pie sobre otro caballo, y adelante sostiene
con las bridas tres caballos castaños: las carreras de caballo las ganará
la mujer que se llama Gyöngyi, lo cual es una perla para Suhany,
purasangre inglés: el premio son 5,000,000 de forintos para el
potrero Tahitótfalu: durante el himno tengo lágrimas en los ojos como
mi abuela… ayer fui a visitarla, también al abuelo,
en el cementerio: se odiaron durante años,

y ahora tienen que estar acostados juntos…

los huesos blancos mezclados en el barro cálido del Sur
la gramática del cuerpo: hioides

la lagunita en la garganta del hombre habla
y camina a mi lado intocable
porque solo por un instante en el borde del titubeo
nuestros cuerpos (calores) se acercan veo la vena
que late en las sienes pestañas firmes
el borde entre el cabello y nuca, el atardecer se cuela
lentamente en el murmullo de las limusinas en la ciudad
desconocida que nos acogió en su voz suena
Shakespeare: «I have almost forgot the taste
of fear…» y de verdad junto a él


al menos por un instante no tengo miedo (Budapest, 6 de octubre de 2014)

*

Diarios florísticos XXII

corté higos para el postre (Ficus carica, Linné) en
rodajas finísimas qué lástima que no se puedan prensar parecen
vaginas tiernas: suaves fibras rosas sobre un fondo
cetrino. Bajo mi ventana como de milagro crecen 5 frágiles
ciclámenes (Cyclamen hederifolium, Linné var.
autumnale)
no vale la pena arrancarlas y prensarlas y disecarlas
para el herbario: valerosamente sobrevivieron múltiples masacres de la segadora
al borde del césped del museo literario: en mis tres
ventanas (de mi hogar pasajero) aparece una cara
cercada por el sol, los transeúntes desconocidos me dejan las llaves allí…
el correo… los mensajes… sobre los mensajes… el descubrimiento de la ventana fue para
la gente un paso fuera de sí misma… me preguntas ¿dónde has estado todo el
día? vi que tus ventanas estaban cerradas… estuve…
el 22 de octubre todo eso es solo una película en cámara lenta

*

cerrada como una caracola
gramática: Aristóteles escribe:
pesará la limpidez en las oraciones
la distancia agobia:
en el estado de inocencia el sueño es nuestro espíritu.
temo por mi yo más intrínseco.
la nieve con el borde glacial
calienta el sueño invernal de los animales.
en la tentación de ver y saber está la hora de la eternidad
que llevamos adentro: la posibilidad: el apasionamiento:
la oración en la cual los pájaros hacen sus nidos de barro entre
los bordes del follaje en la rama: esto es lo sustantivo
las rosas son solo adjetivos y el mar y las estrellas
los planetas y las nieblas son las nuevas partes de la oración:

necesitamos una nueva gramática de la erótica: la ternura: la nieve límpida



Mila Haugová / Budapest, Hungría, 1942. Es una de las poetas más destacadas de Eslovaquia. Vive entre Bratislava y Levice. Tras graduarse de la Universidad Agrícola trabajó como agrónoma y luego como maestra. Ha publicado más de veinte colecciones de poesía y ha sido traducida a numerosas lenguas.


Lucia Duero / Eslovaquia, 1988. Es traductora y autora de la novela El problema principal (Amargord Ediciones, 2018). Vive en la Ciudad de México.