17 junio, 2019

Me estoy entrenando para la contención

de Thaís Espaillat | Inéditos

Alguien apague el proyector, por favor

Sé que estoy cambiando para mejor
pero todos los cambios
suceden demasiado rápido
Entonces me parece verlos
como en una pantalla frente a mí
Una película
donde yo soy la protagonista
y en lo que pasa me la voy narrando
pero yo no soy la editora
no decido dónde cortar
Todas las acciones duran más de lo que quiero
Todas las acciones duran menos de lo quiero
Estoy atrapada en el medio
de un fade in infinito
Una película hecha por un algoritmo
que me ha llegado a conocer lo suficiente
y me va sugiriendo decisiones
y yo las voy tomando
pero a veces las cuestiono
y ahí es cuando la cosa se pone rara
porque al algoritmo no le gusta la desobediencia
y se venga

Lo que hace es lo siguiente:
abre una puerta a un lugar oscuro
y yo no puedo evitar
entrar a prender la luz
Adentro del cuarto,
me acorrala
y mientras me mira a los ojos
me dice
que la luz nunca se va a encender
y se ríe

Estoy fuera la habitación
aturdida y pensando estupideces,
como por ejemplo
No
Mejor no lo digo,
no todo hay que decirlo
Me estoy entrenando
para la contención
El algoritmo no me va a ganar
La película no me va a ganar
Si tengo que diseñar
un sistema de recompensa,
que así sea
Un estuche plateado
con pequeños cubos
del chocolate más cremoso
Un pequeño cubo
por cada vez que ignore la puerta
Un pedazo de lo más dulce
por no tirarme del barranco.

 
Acercamiento a la mitología personal

Me pasé la poca vida
construyendo una estructura
de enfoque monolítico
y había estado demasiado triste
para darme cuenta
de que la cara en la laguna
era mi cara en la laguna

Con un polvo mojado y suave
que confundí con barro
hice nacer una niña
que abandoné detrás de una piedra
La niña llora
La niña llora
La niña hace una rabieta
y crece
La niña está enojada
La niña mata a los pájaros más verdes
La niña bebe agua
La niña duerme
La niña está sola detrás de una piedra
y cuando despierta
la veo buscando mirarme
Yo que la dejé tan lejos
para que no pudiese pedirme
que le diera una casa
una cama
una cena
Yo no sé lo que es tener una casa
no te puedo dar nada
niña niña niña
yo no te puedo dar nada
más que la rabia
y el odio

Yo te puedo dar
una grieta
una pistola
el fuego que todo lo tiene y todo lo quita
una piedra para que me destroces la cabeza
y recojas todo lo que me estuvo doliendo
del piso frío ahora rojo tibio
con tus manos de polvo
tus manos de polvo tan duro
que vas a lavar en la laguna
para borrar mi cara
y cuando tus manos
vuelvan a ser ese barro pretendido
yo no estaré ahí para abandonarte.

 
El molusco controla mi farola

Siento que tengo un dolor
que el mundo no me dejará tiempo
para sanar
Le pregunto a alguien invisible
cómo se existe
tanto
tanto
sin desprenderse de una misma
hasta darse cuenta
que lo que queda es esta especie de molusco
con perlas,
hermosas perlas brillantes

Miren cómo distraen
del feo molusco
del feo y horrible molusco
que se ha quedado doliendo detrás
con tanta ira
el molusco monstruo vacío
en la esquina barrida de la habitación,
el molusco con sus guantes de boxeo

Miren al molusco,
miren cómo levanta sus puños
el molusco monstruo violeta
violento
vacío
molusco
monstruo idiota
vete de aquí
haha
feo feo molusco

Y el molusco se va
a su esquina a llorar y tramar
las cosas que nunca va a hacer
Y se quita los guantes,
el molusco vacío
Mientras el mundo afuera
cuenta las perlas
qué bonitas,
qué brillantes,
un jueguito

El molusco los mira
jugar con las palabras
El molusco mira y juzga
desde la esquina de la derrota
El molusco monstruo idiota
juegan con sus palabras
molusco molusco,
monstruo idiota
cállate la boca

Las palabras
son los monstruos idiotas
Las palabras
son el dolor que no sanará
Sufro,
sufro
como adolescente
y el molusco mira y juzga
el molusco gusta de escuchar jazz
el molusco quisiera salir a bailar
el molusco monstruo idiota
ve las perlas caer
violentas violetas vacías
el molusco en su esquina
llora el molusco
ríe el molusco
el molusco monstruo idiota
se llena de polvo y de odio
hierve vacío violeta molusco
tú a mí no me vas a decir qué hacer
feo feo molusco
monstruo idiota
cállate la boca.


Thaís Espaillat / Santo Domingo, República Dominicana, 1994. Es poeta, editora y artista visual. Su poesía ha sido publicada en México, Argentina, República Dominicana y próximamente en Puerto Rico y España. Publica intermitentemente en su blog: https://saltedeaqui.wordpress.com/