6 mayo, 2019

El ojo tránsfuga

de Julia Ferrer | Rescates

Julia Ferrer (Julia del Solar Bardelli) nació en Lima [Perú] en 1925 y falleció en 1995. Residió en los años 50 en São Paulo, Madrid, París, México, Guatemala. Siguió cursos de teatro en el Instituto Nacional Superior de Arte Dramático; trabajó como actriz de teatro y de radioteatro. También trabajó, durante un periodo, en la Biblioteca Nacional [de Perú] y como traductora (dominaba el inglés y el francés, así como parcialmente el alemán, el portugués y el quechua). Con toda seguridad estas múltiples actividades incidieron en el carácter performático, gestual, de su escritura. Original, si bien breve —además de sus dos libros en ediciones ya inhallables, sólo publicó un puñado de poemas en revistas—, su obra constituye una de las menos frecuentadas, aunque recientemente ha comenzado su revalorización. Sobre la poesía de Julia Ferrer han notado Paul Guillén y Renato Gómez: “Una poesía hecha desde los márgenes, una actitud vital y honesta, sin regodeos técnicos o estilísticos: transparencia de una percepción puesta al servicio de desplazamientos sígnicos del cuerpo. La marginalidad de un cuerpo liberado. […] Quedan lejos aquellos síntomas abstrusos que la cultura occidental suele imponer a la mujer y, por el contrario, la mujer de La olvidada lección de cosas olvidadas [publicado en 1966] es claramente autosuficiente, dispuesta tanto al deseo como al conocimiento profundo del amor desde su propia perspectiva.”

—Reynaldo Jiménez

 

qué infinitamente caminos somos
qué quietamente viajeros
inacabables

qué incrédulamente dioses somos
qué despreocupadamente muñecos
convencionales

qué automáticamente hombres somos
qué tranquilamente gusanos
inapelables

lima – abril – 50

 

lo inesperado es
lo que te permite seguir girando

son terribles esas larvas de la seguridad
que lo apolillan todo

las inexactas mordidas de la
casualidad
te permiten respirar el aire puro

siempre longitudinal
a la paralela
de la transversal

           por el ojo izquierdo
           por el ojo izquierdo
           por el ojo izquierdo

el ojo tránsfuga
traspasa las fronteras y llega a lo
               inesperado

que es lo que te permite
seguir girando

são paulo – febrero – 54

 

La olvidada lección de cosas olvidadas
(fragmentos)

III

Ocurre (a veces)
que todo lo que sucede a tu alrededor
te dice cosas

¡oh increíble distancia                 (petulante)
prodigiosa dimensión

de pie a estrella
de banco a estatua
de ojo a estrella
de amante a amante
de aro a niño
(de forma a color)
(de color a forma)

de tres a cinco

y
además
eres un dios

con un gesto
puedes cambiar la posición del mundo.

Lima, febrero de 1962

 

IXX

En la casa en el viento
toqué la puerta

toqué feroz la puerta

llamaba a voces
llamaba 
toco la puerta siglos 
en la casa en el viento

no existe puerta

siempre la tocó
toqué por siglos

manijita de bronce 
puerta olvidada 
siempre toco la puerta
y está cerrada

quiero pasar 
de veras 
ábranme
digo llorando

pero no existe puerta 
no estás tocando

en la casa en el viento 
toqué la puerta
y estoy llamando

el tiempo ya sale a abrirla

toqué 
toco la puerta 
hace siglos la toco

(en la casa en el viento 
no tienden ropa 
no crecen niños 
no nunca lloran)

siento al tiempo que duerme

en la casa en el viento
puerta no existe y toco 
voces me llaman y entro

pero no existe puerta 
pero no existen voces 
pero no se abre 
y entro

nunca se abrió la puerta 
en la casa en el viento

(nunca tendieron ropa 
nunca bebieron vino
nunca a la guerra fueron 
en la casa en el viento)

hace siglos que toco
no abren la puerta
y entro.

Lima, diciembre de 1965

 

* Material extraído de El libro de unos sonidos. 37 poetas del Perú (tsé-tsé, Argentina, 2005), editado por Reynaldo Jiménez.


Julia Ferrer / Lima, Perú, 1925 – 1995. Actriz, profesora de teatro y traductora. Gracias al interés de las recientes promociones de poetas y especialistas de su país, Ferrer ha ido imponiéndose como una de las voces más excepcionales de la lírica peruana del siglo XX. Su obra se encuentra reunida en dos volúmenes: Imágenes porque sí (1958) y La olvidada lección de cosas olvidadas (1966).