13 mayo, 2019

Una barca para Twombly

de Ricardo Cázares | Inéditos

                              the shard of white…
                              trembling with white light
                              with white flat sea
                              distant in memory
                              between the deluge of life
                              our dearest, our white youth,
                              our white, our snow white youth
                              that is infinity…

                              Cy Twombly, de Summer (Estate)

 

[. . .]    UN RECUERDO LEJANO
   [. . .]
      de los cuerpos [. . .]

            entre ellos
      [. . .]
el diluvio

 

[. . .      y la trilla

                        y las yeguas al galope
triturando las cortezas
   y la cáscara del trigo

 

en la mente
   un emplaste de luz sucia el polvo
      quieto
         casi vuelto a ser estrato
de un lago que era mar
a mitad del Pleistoceno

 

            y en la tela
        falo verde, flor de sangre el estallido
de una red de filamentos, casi un sol
              tres soles sucios
                 derretidos en el horno de la edad
           los lamparones amarillos
     de la mierda embarrada por los hombres que degüellan a los cerdos

 

                                   en el sueño de verano en Gaeta
el fantasma de los bueyes barbechando una
yunta una
pala entre el iris
y el cerebro el halo turbio de la luz
        la costra roja
del sudor sobre la nuca
        el barro espeso
          una loza en el instante de fricción
de las caderas
y los brazos
y las piernas retorcidas en la tierra
de tan tiernas

 

                        el recuerdo

                                               una brasa de azafrán
entre los tallos y espigas de otro tiempo

                              el olivo

                                   el espliego que ahuyenta
a los bichos que devoran la hoja verde
y se arrastran en las piedras, en los cráneos
perforados por la lanza
y pelados por el sol

            en invierno
la caléndula en la herida el fruto negro del cornejo
si escucharas
     si quisieras esperar
                si me quisieras…

 

                        ah, but

                                   “Spring…
         too long…
         Gongula…”

 

            todo costura
          empalme del instante
      en el poema

 

         “the greatest sun on one side

                                    distant in memory
             [. . .]
                 between them
         [this] deluge of life [. . .”

 

para el viejo
que traduce la existencia en grafía

                                   garabato de color

                        una barca hacia el verano de luz blanca


            una pala

para que escarbe sus tejidos cuando palpe
una nueva tumescencia en la vid de las arterias

 

            y en la forja de Seferis
la mujer
         que hace apenas un instante era
         joven y
            hermosa
se arrodilla y ve
      (porque es la hora
en la que todos ven por fin
a los caballos arrojarse
hacia el mar desde un barranco
   y la mujer se ve a galope sobre el lomo ve
las olas
   las rompientes
          reventándole
            la piel
   el cuero rígido y brillante
de la grupa
      parra negra ve
     su mano muerta
            empapada
          azotando con la vara al animal
     hasta herirlo
          y herirse sin saber
de dónde brota tanta sangre
          si la sangre floreció entre sus piernas
   o en su frente o su cadera si es
la sangre de la yegua o si corre
de la raja donde
rompe
   ahora rompe
la marea sobre las piedras
y la espuma cada tanto
echa a tierra a una mujer y le ordena
     despertar

     que ya es hora no me oyes tienes que
dice quedito la corriente en el lugar
donde se forma el remolino
y se arrodilla ante los cascos

                        tienes que le dice
      oír y
                                 ver la tierra y
      desmontar
            de una vez

porque es la hora en la que el sol
se arrodilla ante la tierra
y la cabeza y los caballos
se despeñan en el mar
        que ahora es joven, como ella
           un lienzo en blanco
para el pez embarrancado en una playa
donde sueña con membranas
y placentas
      con la forma incipiente
de los pliegues del cerebro
         enroscado
como un cabo elástico
   y largo
      que se tiende sin reservas
a la especie dominante


Ricardo Cázares / Ciudad de México, 1978. Es autor de los libros <> (Palas vol. 2, 2017), <> (Palas vol. 1, 2013, Premio de Poesía Joaquín Xirau Icaza 2014), Es un decir (2013) y Drivethru (2008). Dentro de su trabajo como traductor destacan la primera traducción completa al español de Los poemas de Maximus de Charles Olson y la antología de poesía experimental Renacimiento de la poesía inglesa, entre otros. Es editor y miembro fundador de la editorial Mangos de Hacha. Es miembro del SNCA.