7 junio, 2021

Lo que refleja la última luz

de Salomón Amkie Cheirif | Inéditos

De Entre

Lo decible:
piel tensada sobre lo cóncavo
que deforma dando forma.

 
Decir:
remover la arena sin entender
de dónde surge el mar.

 
El viento no es lo que arrastra:
sus voces, las del mundo al que toca,
eco de lo que dice sin poder decir.

 
Ventana iluminada por la luz de otras ventanas:
silencio interrumpido por matices del silencio
que rezuma entre signos de interrogación.

 
Buscar, no al ausente,
a la ausencia:
al silencio, para danzar a su ritmo,
a los espacios en blanco para enseñarse a leer.

 
Confundir al tallo con la aguja que penetrándolo lo inmoviliza.
Contorsionarse hasta caber en el nombre: flor
y empezar a oler.

 
Mi página, hoja sobre montón de hojas:
ocultamiento y fertilización de un suelo
que inmutado persiste.

 
 
De Antes de abejas

Parvada descendiendo sobre sí misma,
diluvio extenuado de sed:
hojas secándose entre viento y suelo,
al sol.

 
Brillos de atardecer
en un parque desocupado por la lluvia:
es la superficie del charco,
no su fondo,
lo que refleja la última luz. 

 
Fruto en que se homologan dentelladas,
ave que supera alambrada
sin haberla sabido allí.

 
Saberse
el contorno de un hueco,
la espesura justificada por el claro
en que permanece la gota.

 
Entre nosotros,
el suelo
en que las hojas caen sin mérito,
pesando menos su caída
que el silencio
de su caer.

 

De Intraducción

Decir al muro hasta hacerle puerta
o acabarse la lengua intentándolo.

 
Distancia inadvertible
entre nube y nocturnidad,
trazo invisible separando a las letras
para obtener del único punto, líneas.

 
Aparente movimiento:
aliento creando las palabras en que se vierte,
vasijas constituidas por la luz que contienen.
Peso de lo ligero
ahuecando a la lengua
a la medida de su vacío.

 
Pureza de la melodía,
constancia de un dios que es silencio.
Tallar con los dientes la propia hambre en la fruta,
recorrer con la lengua, en los huecos,
lo tangible
reflejado en la superficie de la gota.

 
Vocales perdidas con el frío,
ahora rincones cálidos
en que pasar durante el día la noche.
Pregunta que,
cencerro al cuello,
te advierte siempre
dónde estás.

 
Mediador entre las sombras
enemistadas por el sol,
falsario o intérprete del testimonio
que dejaron las chispas en la taza,
fragmentos que no se bebieron
y que nadie sabe leer.

 
Llama antecediendo a la combustión
como la palabra a la lengua,
que la cincela de la punta hacia atrás.

 
Muro exiliado de la grieta que contiene:
sólida periferia inhabitable,
haciendo traducible al silencio intraducido.


Salomón Amkie Cheirif / Ciudad de México, 1979. Es autor de Estarse yendo (Libros del Marqués, 2020). Sus poemas se han publicado en diversos medios electrónicos, incluyendo Literal Magazine, La Otra, Cuadrivio y Praepositio.