16 marzo, 2020

Nuestra luna era un montón de huesos

de Anthony Seidman | Traducciones

Versiones de Francisco Segovia.

 

Haciendo un pacto en las afueras de Chihuahua

Una parada del camión, pasada la medianoche,
y una fonda abierta las 24 horas
con humo untado a las paredes de mosaico
y tinajas de puerco cocido en salsa de chile rojo.
Salí. La luz se lanzó hacia mí
desde estrellas y supernovas. Un viento
con sabor a herrumbre agitó nubes de cobalto
y un rayo rasgó la noche, pegó
donde el cielo se toca con la tierra, donde el negro
toca el negro y se convierte
en ninguno.
 

Making the Pact Outside Chihuahua

It was a bus stop, and past midnight
at a 24-hour diner with smoke
basted on tile walls, and vats of pork
boiled in red chili sauce.
I stepped outside; light sped towards
me from stars and supernovas.  A rust-
flavored wind stirred cobalt clouds,
and lightning cracked the night, struck
where sky meets earth, where black
touches black, and becomes neither.

 

Déjalo entrar, déjalo entrar

Toca a mi puerta, y medianoche.
¿Qué quieres? le pregunto
al guardián del trueno y los baldíos del diesel.
No tengo cerveza y me cortaron la luz.

El arrugado embute los dientes
en sus labios y gruñe:
Soy tu sombra, tu noche interminable
y el ácido ardiente de mi esófago…

Doy un paso atrás y lo invito a entrar;
sus dedos de vinagre atraviesan mi pecho
y encurten este corazón cartilaginoso
para los cuervos que van a graznar al mediodía.
 

Admit Him, Admit Him

He knocks at my door, midnight.
What do you want? I ask
the keeper of thunder & diesel badlands.
I have no beer, & the heater’s shot.

That wrinkled one stuffs
teeth into his lips, & growls:
I’m your shadow, your interminable night
and my gullet’s simmering acid…

I step back & invite him in;
his fingers of vinegar stick thru
my chest, pickle this gristly heart so that
crows will caw at noon.

 

Estudiantes fronterizos

Aunque estábamos a punto de sentir que la yerba
iba a apresarnos los labios para siempre 
enseñábamos los dientes todavía y nos reíamos. 

Logramos aparentar el doble de edad 
y ya nadie va a poder raspar 
esas arrugas de nuestro historial 
cuando vengan a rasurarnos por última vez. 

Tal es el residuo
junto a moteles y vías de tren;
tal es el costo
cuando en este desierto
no hay refrigerantes.

Nuestra luna era un montón de huesos
y nuestro sol una araña en llamas.

Cuando teníamos sed,
paladeábamos caliente
el sabor de su veneno.
 

Border Town Graduates

Although we’re closer to feeling the grass
pulled over our lips forever,
we still bare our dirty teeth and laugh.

We managed to look twice our age,
and now our wrinkles
won’t be scraped from our mugs
when we’re given our final shave.

Such is the reside
near motels and train tracks;
such is the cost,
lacking coolants in this desert.

Our moon was a pile of bones,
and our sun a blazing spider.

When thirsty,
we savored the taste
of her venom drunk hot.


Anthony Seidman / Los Ángeles, Estados Unidos, 1973. Es poeta y traductor. Autor de los libros de poemas Where Thirsts Intersect (2006) y A Sleepless Man Sits Up In Bed (2016), entre otros. Es cotraductor, junto a David Shook, de una antología de poemas de Salvador Novo.


Francisco Segovia / Ciudad de México, 1958. Es poeta, ensayista y traductor. Su libro más reciente es Detrás de las palabras (reflexiones en torno a la tramoya de la lengua), de 2017. En 2015 publicó Aire común. Poesía reunida 1994-2011. Es miembro del Sistema Nacional de Creadores de Arte y ha sido becario del British Council y del Centro Mexicano de Escritores.