Más catsup en el mundo

Desearía que hubiera más catsup en el mundo. / Igual y así Napoleón no hubiera andado por ahí diciendo todas esas cosas. / Aquí, desde mi prisma, todos los ángulos dicen agudo, y la luz / se refracta medio raro. Mi prisma, es decir, mi mundo, no siempre es suficiente. / Si hubiera catsup, no sería así, eso lo supongo, pero no puedo comprobarlo. / Tendría que pedirle a Napoleón que saliera de su tumba en París y se comprara/ unas papitas o algo.

Leer más

Eres el fin del siglo veinte

te llega la fama/ con la espuma/ del chocolate/ hubo hay un viento / barullo de abejorros/ hubo hay un muro/ en el que habitan/ despegan pasean/ en el llano hacia las montañas/ buscan las flores/ vuelan la paz / el rumor se extingue…

Leer más

Otras formas de esparcimiento

El libro que quería escribir no es este. Se trataba en todo caso de nosotros, pero no iba así la historia. Se trataba en todo caso de otra parte. A veces pienso en ese sitio abriéndose. Los artículos estarían dispuestos de otra forma, probablemente los poemas también, pero nunca lo sabremos. Las casas tienen piezas perdidas y el agua es un lenguaje distinto.

Leer más

Dolmen

éramos los que se mezclan/ con la sombra/ con la tierra/ los que andábamos/ los que pedíamos/ más de eso que muerde/ más de eso que rasga,/ los sin nombre,/ los que se mezclan,/ éramos eso desde el principio/ cazadores sin casa/ enterradores enterrados/ en lo que no tiene luz…

Leer más

Volver al río

Cuando desaparece una lengua, algo de nuestra humanidad se pierde con ella. Sin embargo, perder implica cierto azar; por ello, la palabra “pérdida” no describe lo que Nadia López García cuenta en Isu Ichi / El camino del venado, el primer libro de poesía en una lengua originaria publicado por la Dirección de Literatura de la UNAM.

Leer más

La flor fecunda

Dicen las jacarandas es una obra breve y llena de vitalidad, como la temporada de sus árboles. Su autor es un ilusionista, presenta flores traducidas en poemas —traducidos en flores—, convertidas en una sensibilidad flamante que nos permite residir de un modo distinto entre lo conocido. Inaugura el libro la imagen de una jacaranda absoluta que se multiplica y hace crecer sus raíces a lo largo de todos los poemas.

Leer más

Pérdidas

Cada mañana, de las pérdidas
barro mi casa
En un montoncito
se apilan largos cabellos
que fueron parte de mí,
que me acompañaron
mes con mes
en la rutina, en el vaivén de días
tan largos como ellos.

Leer más

La carne de la noche que fuimos

vivo dentro de una piedra, quiero darle de beber, esperar su amor, su devoción hacia mí. sobre sus muebles de silencio y perfección, yo evoluciono en mi ambladura, en esta torpeza rabiosa en la que aprendí a fluir como un profeta del entumecimiento.

Leer más

La estación ninguna

Quisiera una simple imagen diminuta, pasajera,
para hablarte de ese motivo que me elude
por el cual abandoné mi casa,
y por casa me refiero a todo
cuanto me hubiese salvado del desastre
de mi propia libertad
acumulada.

Leer más