Diccionario lopezvelardeano

López Velarde creía que desde Sor Juana hasta Manuel José Othón y Manuel Gutiérrez Nájera había un enorme vacío en la lírica mexicana. Parece no haber leído, o muy de paso, o tal vez porque no circulaban bien, ni a Ignacio Rodríguez Galván, ni a Ignacio Ramírez, ni a Laura Méndez. A Manuel M. Flores y a Manuel Acuña apenas los mencionó y fue para descalificarlos. Es decir, ningún poeta de los tres romanticismos mexicanos se salvó del cadalso.

Leer más

Ilegible (Fragmento)

Hubo un taller. O habría. Habría habido un taller. De haber tenido un espacio. De haber estado acondicionado un sitio. De haber tenido tiempo. Porque, de inmediato, viene a la mente la pregunta por las condiciones necesarias para un taller. Las necesarias y las suficientes. La pregunta que viene a la mente, en este caso, es: ¿qué condiciones necesarias y suficientes deben cumplirse para que haya un taller?

Leer más

Mi personaje principal

escribo las afinidades electivas en un campo desolado
escribo sobre un matrimonio perfecto que pasea
entre jardines entre hijos como animales salvajes
y fugaces
llamadas telefónicas
mi personaje central hace llamadas telefónicas
que nadie contesta

Leer más

Tampoco sabemos cómo ser personas

Hay un animal de grietas afuera de mi casa /
árbol tozudo que extiende sus raíces por debajo de la avenida/
el mango estuvo aquí vio esta casa convertirse en un edificio/
donde hubo una familia hoy somos seis /
el mango es cada vez más mango/
y la ciudad más ciudad sin cauce.

Leer más

Mi tributo a la sublevación

Mis estaciones jóvenes esfumados en el combate,/
asaltos y encañonamientos del ejército /
depositados en la memoria de mi verdor./
Con mis letras deletreo el sufrimiento,/
símbolo del fusil que resiste, /
lucha de mi abolengo en siglos.

Leer más

Para traducir la luz

Entrar en Lo que se pudo ver, de Anaïs Abreu D’Argence (Ciudad de México, 1982), es como sumergirse en un bosque de niebla donde las cosas aparecen y desaparecen de inmediato, los contornos apenas se vislumbran y la solidez misma de los objetos se pone en entredicho.

Leer más

Mi carne más viva y más sedienta

Nunca supiste que te ibas y por eso/
tampoco escuchaste las trompetas/
de la que a pasos grandes se acercaba,/
tan llena de hoces y puñales,/
la que todo lo taja y lo desteje,/
la poderosa, la limpia, la sin nombre/
que todo sobre esta tierra lo derrota.

Leer más

La desvanecida imagen

Aunque era una niña quieta,/ tenía miedo / de hacer ruido/ porque alguien dormía a su lado. / Tenía miedo / de correr por la casa solitaria / donde sus pasos despertaban / resonancias extrañas. / como era una niña silenciosa/ tenía miedo de cantar, / porque su voz despertaría/ resonancias extrañas/ en su alma solitaria.

Leer más

Un álbum polifónico

Guerrero apuesta, en este título, por una serie de historias que conviven entre sí a cuatro niveles, como presencias alucinantes: con guiños históricos, con referencias familiares y teniendo como ejes rectores la preeminencia lúdica del planteamiento, de la imagen y el equilibrio a través del uso mesurado del lenguaje —y lo que cuenta.

Leer más