Aquel juego con el fuego

M’illumino d’immenso. Premio Internacional de Traducción de Poesía del italiano al español es un concurso pensado con el fin de fomentar la traducción y la difusión tanto de la poesía italiana como de la poesía suizo-italiana en los países de habla hispana. Los concursantes deben traducir un poema de un autor italiano y otro de un autor suizo de lengua italiana; en esta ocasión se trató de los poemas “Gli ireos gialli”, de Luciano Erba (Italia), y “La carta delle arance”, de Pietro De Marchi (Suiza).

Leer más

De cuerpos presentes

“Para sobrevivir no podemos quedarnos quietos o poner en duda la posibilidad de encontrarnos”, escribe Eva Castañeda (Ciudad de México, 1981) en su último libro, Decir otro lugar. Se trata de poemas estructurados a modo de fragmentos narrativos, construidos desde una imposibilidad inicial por decir con palabras eso que acontece en el cuerpo. La voz que enuncia pone en duda el yo como principio de identidad, se coloca en una herida que trasciende la voz individual para enunciar un yo colectivo, un cuerpo en desplazamiento constante hacia el otro, que se extiende, se ofrece al tacto y a la posibilidad del encuentro.

Leer más

Exégeta del sueño y las piyamas

Como diría Proust, exégeta del sueño y las piyamas,/
El mayor milagro es despertar./
Amanecí cortado en un reino de vitrales negros,/
Paréntesis de espejos donde mi cuerpo era la cama./
En nombre de Jesús y del santísimo día,/
Noche, exijo que te arrodilles;/
Que tu sangre negra sea un membrillo alegre,/
Que sea el mismo día floreciendo en la luz oscura de los árboles.

Leer más

Como la tierra cuando la parte el rayo

En la habitación apenas iluminada
tuve una dicha fugaz:
la visión de tu cuerpo desnudo
como un dios yacente.
Eso fue todo.

Indiferente
te levantaste a buscar tus ropas
con naturalidad
mientras yo temblaba estremecida
como la tierra cuando la parte el rayo.

Leer más

Daisy Zamora: La belleza con filo

La poesía de Zamora viene a repartirse entre la severidad con que enfrenta el mundo heredado de la familia patriarcal, y a la vez su nostalgia por la infancia vivida dentro de una de esas familias, tradicional y numerosa. Entre sus ancestros sobresalen intelectuales, historiadores, políticos, hacendados, exiliados, aventureros, que forman una galería interminable de retratos memorables; pero, a la vez, están las mujeres, unas sumisas, otras rebeldes, otras extravagantes, inconformes con el destino pasivo al que se ven limitadas, y es a ellas a quienes concede la voz. Y al hablar por ellas, habla también por todas las demás mujeres.

Leer más

Cuando ambos esperan invisibles

El vaso con agua/
donde ningún dipnoi/
trepa por los bordes/
contra una gran idea/
(solo nadando, nadando, silencioso)/
tampoco llegará el brillo plateado /
en la noche /
que se apaga y apagó/
cuando ambos esperan/
invisibles. Disueltos/
en el aire/
como mosquitos, como moléculas/
de olor, en la ropa, en/
el sueño.

Leer más

De muerte ke no manke

nunca se supo/
qué escalera/
sube/
o baja/
la memoria de Matilde Abulafia/
desde que le mataron/
el hijo/
con un cuchillo afilado./
¿Ya comiste, quieres comer, quién te sirvió?/
Suerte de perro,/
ojos de ciego,/
los días se le hicieron /
de piedra.

Leer más

Escribir nada más sobre insistencias

En el caso de nuestro autor, además, el gusto por la parsimonia y su noción de escritura como “secreta labor” llevan aparejados un tercer elemento: la escritura como rumia o digestión, como pensamiento dilatado en el tiempo y arraigado en la carne, en los ritmos del cuerpo y de la sangre.

Leer más

Creo en un dios jugador, fragmentado y lubricante

Lo divino está presente en nuestra cultura y nuestra poesía desde la época precolombina. Para los antiguos nahuas, la implicación del flor y canto —lo más cercano a la concepción de poesía occidental— tenía resonancias religiosas en la voz de los tlamatinime. En la Nueva España, las rimas sacras eran cultivadas por las plumas más prestigiosas del reino. Los asuntos divinos no mermaron siquiera con la secularización del Estado y la cultura laica que triunfó en el último cuarto del siglo XIX, como lo demuestra buena parte de las estrofas de nuestros románticos y modernistas.

Leer más