6 enero, 2020

Vino una diosa tierna

de Junzaburō Nishiwaki | Traducciones

Versiones y nota de Ernesto Hernández Busto

 

A Junzaburō Nishiwaki (1894-1982) algunos lo consideran el más grande poeta del siglo XX en Japón, o más bien, de lo que los japoneses llaman el periodo Shōwa (1926-1989). Para otros, es un caso raro de “occidentalismo”: un poeta oriental con absoluto conocimiento de la tradición y pleno dominio de varias lenguas de Occidente, que decide traducir a su tradición la estética del modernism anglosajón. T. S. Eliot, por supuesto (tradujo La tierra baldía al japonés), y Joyce, y Ezra Pound (que en 1957 lo recomendó para el Premio Nobel de Literatura),1 pero también Keats y Chaucer.

Dotado de una erudición asombrosa (sabía latín, griego, inglés, alemán e italiano), Nishiwaki escribió numerosos poemas directamente en inglés. Su primer libro, Spectrum (1925), está escrito todo en esa lengua e incluye este monóstico titulado “Escultura griega”: “Un olímpico contoneo fosforescente”. Cursó estudios en Oxford y pasó una temporada en París y en Suiza. Más tarde coqueteó con la vanguardia (dadaísmo y surrealismo, sobre todo, lo que le llevó incluso a fundar una revista: Fukuiku Taru Kafu Yo). Primero quiso ser un poeta griego visto por el prisma del Romanticismo inglés; después, un surrealista francés.

Dejó de publicar tras el estallido de la Segunda Guerra Sino-Japonesa, en 1937, para concentrarse en la investigación de los clásicos y la literatura antigua. La Segunda Guerra Mundial lo encontró retirado, pero no a salvo. Fue uno de los catorce poetas arrestados por sedición, después de la introducción de la Ley Nacional de Movilización, ya que los censores del gobierno japonés decidieron interpretar algunos de sus poemas surrealistas de manera política.

Durante la postguerra, Nishiwaki se concentró en la enseñanza universitaria y la poesía. Publicó un total de dieciséis libros de poemas, con gran éxito de crítica. Varios fueron galardonados con los más prestigiosos premios literarios de su país. Murió de insuficiencia cardiaca a los 88 años en su ciudad natal, Niigata. Su tumba está en el templo de Zōjō en Shiba, Tokio.

Por desgracia, no hay casi nada de él en español. Estas versiones han sido hechas desde el original, pero con la ayuda de varias traducciones al inglés (una de Hiroaki Sato, otra de Mary de Rachewiltz).

*

Lluvia

Con el viento del sur, vino una diosa tierna.
Mojó el bronce, mojó la fuente,
mojó el pecho de la golondrina y sus plumas doradas.
Abrazó la marea, lamió la arena, se bebió los peces.
Mojó en secreto el templo, los baños, el teatro,
la maraña de su lira de platino—
En secreto, la lengua de la diosa
mojó mi lengua.

南風は柔い女神をもたらした。
青銅をぬらした、噴水をぬらした、
ツバメの羽と黄金の毛をぬらした、
潮をぬらし、砂をぬらし、魚をぬらした。
静かに寺院と風呂場と劇場をぬらした、
この静かな柔い女神の行列が
私の舌をぬらした。

 

Ojos

Olas blancas saltaban, en julio, en mi cabeza.
Atravesé un bonito pueblo del sur.
Un tranquilo jardín dormido para los viajeros.
Rosas, agua y arena.
Mi corazón rociado por las rosas
Los cabellos tallados en piedra
Los sonidos tallados en piedra
Unos ojos en piedra, abiertos para siempre.



白い波が頭へとびかゝつてくる七月に
南方の奇麗な町をすぎる。
静かな庭が旅人のために眠つてゐる。
薔薇に砂に水
薔薇に霞む心
石に刻まれた髪
石に刻まれた音
石に刻まれた眼は永遠に開く。


1 Las relaciones entre Nishiwaki y Pound merecen una digresión. Primero, el traductor de Pound al japonés, Ryōzō Iwasaki, le envió al norteamericano un largo poema de Nishiwaki, “Enero en Kioto”, que impresionó profundamente a Pound (“has a more vital english than any I have seen for some time”) [“tiene un inglés más vital que cualquiera que haya visto en mucho tiempo”] y le llevó a sugerir que debería ser nominado de inmediato al premio Nobel, lo cual causó gran conmoción en el ambiente literario japonés. (Nishiwaki fue nominado, en efecto, al Nobel en cuatro ocasiones: 1958, 1960, 1961 y 1962). Aunque viajó a Italia a finales de los años cincuenta, nunca pudo encontrarse con su mentor. El interesado en estos asuntos puede consultar Ezra Pound & Japan —libro de la estudiosa Kodama Sanehide (Black Swan Books, 1987), del que hay incluso una edición online. “Enero en Kioto” fue publicado luego, en una hermosa edición bilingüe (inglés e italiano), a cargo de la hija de Pound, la poeta y traductora Mary de Rachewiltz, en 1972, en una edición de coleccionista con dos aguafuertes del artista Masuo Ikeda. Hay otra edición más barata, de 1990, por Scheiwiller. Es un poema complejo y hermoso pero uno entiende por qué deslumbró a Pound: parece un fragmento sacado de los Cantos.


Junzaburō Nishiwaki / Niigata, Japón, 1894-1982. Fue poeta, crítico y traductor. Merecedor del Premio Yiomuri en 1957 y designado como Persona de Mérito Cultural por el gobierno japonés, estuvo nominado al Premio Nobel de Literatura en varias ocasiones.


Ernesto Hernández Busto / La Habana, Cuba, 1968. Inició estudios universitarios de Matemáticas en Rusia y regresó a Cuba para cursar Letras. En 1991 emigró a México, donde colaboró sistemáticamente en Vuelta e integró el Comité de Redacción de la revista Poesía y poética. Desde 1999 reside en Barcelona, donde trabaja como traductor y periodista. Ha publicado varios libros de ensayo, así como numerosas traducciones del inglés, francés, latín, italiano y ruso. Recientemente ha publicado el poemario Muda (2016) y tres libros de versiones japonesas: La sombra en el espejo (2016), Jardín de grava (2017) y Hoguera y abanico. Versiones de Bashô (2018).