10 febrero, 2020

Un lugar sin testigos

de Jana Bodnárová | Traducciones

Versiones de Lucia Duero.

 
la alegría es una isla
en el mar del tiempo pasado
sin acceso a través de
las olas los acantilados
soy un pedazo
del cabello cortado de mi hijo
insertado en un libro
como los restos de los santos
la vida se ha reducido a lo más necesario
la noche atractiva
el puente distante
un lugar sin testigos

 
radosť je ostrovom
v mori minulého času
bez prístupu cez
vlny slizké bralá
som  kúsok
synových odstrihnutých vlasov
vložených do knihy
ako ostatky svätých
život sa zredukoval na najnutnejšie
príťažlivá noc
vzdialený most
priestor bez svedkov

 

acostada boca arriba
bajo girasoles gigantescos
sus cabezas inclinadas
sobre mi cuerpo remansado
brillan como soles
tras sus dientes negros barbullan:
esta mujer
debajo de nuestros tallos está muerta
pertenece a las catacumbas
llenas de huesos de los antepasados 
a los fósiles
al helecho mohoso
a las historias silenciadas
pero yo me estoy aferrando a los tallos
¿porque puedo?
puedo

 
ležať na chrbte
pod gigantickými slnečnicami
ich sklonené hlavy
nad mojím ustrnutým telom
žiaria ako slnká
cez čierne zuby drmolia:
táto žena
pod našimi steblami je mŕtva
patrí do katakomb
s kosťami predkov
k fosíliám
a práchnivému papradiu
k umlčaným príbehom
ale ja sa držím stebiel
lebo smiem?
Smiem

 

me muevo entre las mujeres de Paula Becker
sus mujeres desnudas —
ni madonas ni zorras
paradas
acostadas
sentadas
amamantan a los niños
ellas y ellas con caras serias
casi trágicas
soy una voyeuse
en lo íntimo de la maternidad
hace mucho tiempo fui
igual:
desnuda
amamantando a mis hijos
silenciosamente descendí
a los interiores de la feminidad
igualmente sola
igualmente cansada
en el frío de la habitación
unida con el hijo
por el hilo blanco

 
hýbem sa medzi ženami Pauly Becker
jej nahé ženy —
ani madony ani pobehlice
stoja
 ležia
 sedia
koja deti
ony i ony majú vážne tváre
skoro tragické
som voyerka
v intimite materstva
kedysi dávno som bola
taká istá:
nahá
 dojčiaca svoje deti
ticho spustená
do interiérov ženstva
tiež sama
tiež unavená
v chlade izby
spojená bielou niťou
s dieťaťom

 

/homage to A. Kiefer/

las madres gruñen sobre sus penas
que la vida es una letanía de dramas
las ancianas no usan polvos
ni maquillaje
en el espejo observan
los ojos estrictos de las extranjeras
la boca lacia

aquellas mujeres son madres de hijas
las muchachas confundidas lloraban
sentían culpa
cuando crecieron
sus bocas también gruñían
que la vida es una letanía de dramas 

estoy mirando el cielo
veo a las mujeres
ascendiendo
la abuela tiene un bastón de avellano
la bisabuela el pelo hasta los talones
su madre el vientre convexo
ojos amarillos de aflicción
de los hijos nonatos

ascienden
las mujeres de mi estirpe
cofias blancas
vestidos blancos
encajes hechos a mano
ángeles pesados
con pies callosos
como unas rebeldes —las santas de Caravaggio
las encontró errantes
en la campaña italiana

hilos consanguíneos de un conjunto 

 
/homage to A. Kiefer/

matky hundrú o svojej bolesti
o tom že život je procesia drám
stareny nepoužívajú púder
ani líčidlá
pozorujú v zrkadlách
prísne oči cudziniek
ovisnuté ústa

tie ženy sú matky dcér
zmätené dievčatká plakali
cítili vinu
keď vyrástli
z úst sa im tiež dralo hundranie
že život je procesia drám

pozerám na oblohu
vidím  ženy
stúpajúce hore
stará mama má palicu z liesky
prastará mama vlasy po päty
jej mama vyduté brucho
 žlté oči žiaľu
z  nenarodených detí

stúpajú hore
ženy môjho rodu
biele čepce
biele šaty
ručne urobené čipky
ťažkí anjeli
s mozoľnatými chodidlami
ako rebelky – svätice Caravagia
našiel ich túlavé
 na talianskom vidieku

pokrvné nite celku

 

en el humo de la cafetería
un cigarrillo eléctrico
otorga a la muchacha
la gracia de una extraterrestre
con una voz engolada
canta sobre el fuego
Kounellis, el escultor rudo, decía:
“El problema del fuego es muy extraño.
Mi interés no está relacionado
con el fuego como tal, 
sino con las leyendas
medievales. En ellas el fuego está
asociado tal con el castigo
como con la purificación”.
el café está lleno
de ojos flamígeros
de murmurios
solo aquel
quien entró
desde nuestro siglo
sabe —
esa muchacha está fumando
su último cigarrillo

 
v dyme kaviarne
elektrická cigareta
dáva dievčaťu
flér mimozemšťanky
spieva hrdelným
hlasom o ohni
drsný sochár Kounellis hovoril:
„Problém ohňa je veľmi zvláštny.
môj záujem oň nesúvisí iba
s ohňom ako takým.
ale  súvisí so stredovekými
legendami. oheň v nich je
spojený tak s trestom ako s očistou.“
kaviareň je plná
ohnivých očí
mrmotu
len niekto
kto vstúpil
z nášho storočia
vie —
to dievča fajčí
poslednú cigaretu

 

callamiento
son las cuatro de la mañana
la luz negra-rosa
el viento tambalea
un pedazo de lámina
el vendaval rabia
los insomnes
reposan en un espacio rosa
del amanecer
escucho
el momento
cuando quiero
solo cantar

luego los albores otra vez
fríos no obstante
la luz blanca

 
mlčanie
sú štyri ráno
čiernoružové svetlo
vietor lomcuje
kusom uvoľneného plechu
víchor  zúri
insomnici
ležia v ružovom priestore
svitania
počúvam
moment
kedy chcem
iba spievať

potom zasa brieždenia
 chladné ale predsa
biele svetlo


Jana Bodnárová / Jakubovany, Eslovaquia, 1950. Narradora y poeta. De profesión historiadora del arte, es autora de numerosas novelas, poemarios, obras de teatro, obras radiofónicas y prosa infantil y juvenil. Su obra ha sido galardonada con múltiples premios y traducida a varias lenguas. Esta es su primera traducción al español.


Lucia Duero / Eslovaquia, 1988. Es traductora y autora de la novela El problema principal (Amargord Ediciones, 2018). Vive en la Ciudad de México.