8 agosto, 2022

Mi cabeza rodará por una palabra grave

de Cayre Alfaro Fonseca | Inéditos

 
Poema epistolar

Este poema es una consigna.
La consigna es escribir una carta.
Escribir una carta es tan difícil como amar.
Escribir una carta es más difícil que amar.
Escribir una carta es agarrar a alguien de la mano, abandonar la casa, recorrer
la vereda esquivando las grietas, buscando las sombras, hasta llegar al mar.
La consigna es llegar al mar.
Llegar al mar es tan difícil.
 
 
 
Poema novelado

Este poema sueña
con ser el número uno
en los rankings
de ventas.
El poema piensa
en estrategias
de marketing
y no en escritura.
Antes de pensar
en la escritura
piensa en el contrato
editorial, los comentarios
de contratapa y agenda
entrevistas y presentaciones.
Por las noches mira
mejor dicho contempla
a las estrellas
y les pide consejo.
Una estrella pop
le dice cómo hablar,
cómo ver, cómo sentir.
Claro, sencillo y
directo. Luego le regala
un cupón de descuento
para un cambio de look.
Con nuevo peinado y más
sentimientos encontrados
el poema va a una agencia
publicitaria y con asesoría
de un periodista y de otra
estrella pop, escribe
lo que en conjunto llaman
“su primer producto”.
Un éxito en ventas.
El poema, en lugar
de invertir en bienes
raíces, gasta todo
en lo que llama,
aunque suena mal,
“su segundo producto”.
Fracasa.
Pasa de moda.
El poema deja la escritura.
El banco le rechaza
un préstamo.
Con ayuda económica
de sus padres,
se dedica a un negocio
más rentable.
Los caballos, por ejemplo.
Compra uno y lo pone
a competir en una carrera
en la que solo participa él.
No hay manera de perder.
Sonríe para la foto.
 
 
 
Poema lírico

Este poema es bello.
La palabra bello aparece dos veces.
Hay un intento de rima interna.
Hay un intento de musicalidad.
También hay una ventana.
La ventada da a una avenida.
En la avenida hay ruido, tráfico, humo.
Para el poema, en cambio, hay un árbol
con varios frutos que florecen
fuera de estación.
 
 
 
Poema sicario

Este poema fue escrito antes de Cristo
en una lápida oculta por la lava.

Un filólogo especialista en lenguas muertas
(vivas aún para el filólogo)
acaba de desenterrar este poema.

Solo tiene un verso que puede no ser un verso.

El verso o no verso en cuestión dice:

Mata a mis enemigos.

Yo le pediría lo mismo
a mi muerto de preferencia.
 
 
 
Poema de muerte

Este poema debe ser un soneto para la reina
De lo contrario, muerte.
Alabar sus pasillos, paredes blancas
Sílabas contadas o muerte.
Alabar sus muebles, maderas puras
Versos rimados o muerte.
Alabar sus manteles, bordados finos
Estructuras fijas o muerte.
Mi cabeza rodará por una palabra grave.

 


Cayre Alfaro Fonseca / Lima, Perú, 1997. Poeta. Es autor del libro Hay un animal entre nosotros (2019). Fue autor residente en el Festival Internacional de Poesía de Rosario, Argentina (2020) y del Festival Internacional de Poesía Caracol Tijuana (2021). Su obra teatral en un acto, Comentarios finales, fue seleccionada en 2018 para la Muestra en Vivo del Vivero de Dramaturgia. Es coordinador editorial en El Laboratorio, creado por el poeta y crítico Maurizio Medo, y actualmente prepara un libro de ensayos en torno al futbol.