24 enero, 2022

Más allá de cualquier zona prohibida

de Marta Eloy Cichocka | Traducciones

Considerada integrante de la generación de poetas polacas nacidas entre los años sesenta y setenta, bautizada como «las nietas de Szymborska», Marta Eloy Cichocka (1973) tiene algunos abuelos y abuelas más, y peculiaridades que hacen de la suya una voz muy diferenciada de sus contemporáneas. Si bien puede decirse que aprende de la Premio Nobel la forma de intensificar en sus versos la conciencia del ser y un cierto tono irónico, Cichocka no es menos “nieta poética” de su compatriota recién fallecido, Adam Zagajewski, con el que compartía tanto la experiencia de haber residido varios años en Francia como su amor por España y por la tradición poética en lengua española. Porque en la poesía de Cichocka van a ser decisivas también esas otras influencias alejadas del entorno polaco, especialmente las de los poetas franceses, españoles y latinoamericanos. Para entenderlo, debemos recurrir a su biografía. Aunque, como ella misma explica, vivió su infancia en Polonia, “todavía bajo el régimen y la ley marcial”, pasó después casi diez años en Francia, donde se doctoró en Estudios Hispánicos y Latinoamericanos por la Universidad de París VIII. Ambas experiencias dejarían una profunda huella en su poesía, apreciable desde la publicación de su primer libro cuando retorna a su país: La entrada de emergencia (2003), un libro no para salir, sino para “entrar más adentro en la espesura” que diría san Juan de la Cruz. Actualmente es profesora de Literatura Española e Hispanoamericana en la Universidad Pedagógica de Cracovia y ha traducido al polaco a Calderón de la Barca, Racine, Roberto Juarroz, Juan Gelman, León Felipe, Raúl Zurita y Olvido García Valdés, pistas no menos importantes. Desde esos comienzos, y hasta en cuatro de sus libros, se pone también de manifiesto su aproximación interdisciplinar a la creación; su expresión poética y sus fotografías comparten una forma de mirar el mundo con miksang—ese “buen ojo tibetano” que, a través de la contemplación, establece una mirada nueva para observar lo que no se ve, para ver más allá y detener el instante, robar el tiempo a la velocidad de los relojes. 

—Amalia Iglesias Serna

 
el día en que me entraron
en la cuenta tres mil dólares

                                                              tribute to marcin

 

tengo un crédito de trescientos cincuenta mil zlotys
y llevo trescientas cuarenta mil horas en la tierra
de las que he dormido como mínimo un tercio

mido un metro setenta de altura
y tengo que pagar setenta metros
en treinta años más de dos metros por año

tengo veintiocho dientes
mi pie mide veinticinco centímetros
el día tiene veinticuatro horas

he visitado setenta y dos ciudades
he amado a nueve hombres
los he llorado a todos

tengo cuatro lenguas en la primera callo
en la segunda hablo en la tercera escribo
en la cuarta cuento solo conmigo

tengo tres niños el primero ya nunca
nacerá el segundo nunca morirá
el tercero no me deja dormir

cada vez tengo menos tiempo cada
vez más dudas y probablemente una
única salida:

 

dzień w którym na moje konto
wpłynęły trzy tysiące dolarów

            tribute to marcin

 

mam trzysta pięćdziesiąt tysięcy kredytu
i trzysta czterdzieści tysięcy godzin na ziemi
z których przespałam minimum jedną trzecią

mam metr siedemdziesiąt wzrostu
i siedemdziesiąt metrów do spłacenia
w trzydzieści lat ponad dwa metry na rok

mam dwadzieścia osiem zębów
stopę na dwadzieścia pięć centymetrów
dobę na dwadzieścia cztery godziny

zwiedziłam siedemdziesiąt dwa miasta
kochałam dziewięciu mężczyzn
płakałam po wszystkich

mam cztery języki w jednym milczę
w drugim mówię w trzecim piszę
w czwartym liczę tylko na siebie

mam troje dzieci jedno już nigdy
się nie urodzi drugie nigdy nie umrze
trzecie nie pozwala mi zasnąć

mam coraz mniej czasu coraz
więcej wątpliwości i chyba tylko
jedno wyjście:

 

 

por la espalda

dar la espalda exige una disciplina férrea una enorme
concentración una paciencia infinita

no sea que antes te pongas a llorar empieces a chillar a
patalear a romper platos

hay que dar la espalda de manera consecuente sin prisas de acuerdo
con la conciencia con el sentido de las manecillas del reloj

a ser posible en silencio del desayuno a la cena de la mesa al
televisor de la puerta cerrada a la ventana abierta

dar la espalda es prácticamente mi manera de sobrevivir oh soy
una maestra en eso ahora lo verás

y cuando ya te enseñe la espalda sonreiré
como jano

 

w plecy

odwracanie się plecami wymaga żelaznej dyscypliny ogromnej
koncentracji anielskiej cierpliwości

żeby przypadkiem wcześniej nie wybuchnąć płaczem nie
zacząć wrzeszczeć tupiąc tłuc talerzy

odwracać się należy konsekwentnie bez pośpiechu zgodnie
z sumieniem z ruchem wskazówek zegara

najlepiej w milczeniu od śniadania do kolacji od stołu do
telewizora od zamkniętych drzwi do otwartego okna

odwracanie się plecami to praktycznie mój sposób na przetrwanie och jestem
w tym mistrzem zaraz zobaczysz

a kiedy już pokażę ci plecy uśmiechnę się
jak janus

Luz que fue sombra. Diecisiete poetas polacas, Madrid, Vaso Roto, 2021
Versiones de Abel Murcia y Gerardo Beltrán

 

 

come come bebe bebe

come, come, tienes pan:
bebe, bebe, tienes agua

                                                    Chilam Balam

 

come come tienes pan bebe bebe tienes agua
antes de que llegue el día de la tierra cubierta de polvo
antes de que la plaga borre las miradas

antes de que las codiciosas nubes escupan al cielo
antes de que una mejor clase de gente pisotee la tierra
antes de que los muros traicioneros se derrumben

antes de que las hojas vivas se mueran y caigan
antes de que tres signos florezcan en los árboles
antes de que tres generaciones cuelguen de las ramas

antes de que alcen el estandarte de la guerra
antes de que los hombres corran por el bosque
tienes pan come come tienes agua bebe bebe

 

jedz jedz pij pij

come, come, tienes pan:
bebe, bebe, tienes agua

                                                    Chilam Balam

 

jedz jedz masz chleb pij pij masz wodę
zanim nadejdzie dzień ziemi pokrytej pyłem
zanim zaraza zasnuje spojrzenia

zanim chciwe chmury zaplują niebo
zanim lepszy sort ludzi zdepcze ziemię
zanim zdradliwe mury runą runą

zanim żywe liście obumrą opadną
zanim na drzewach zakwitną trzy znaki
zanim na gałęziach zawisną trzy pokolenia

zanim podniosą chorągiew do walki
zanim mężczyźni rozbiegną się po lasach
masz chleb jedz jedz masz wodę pij pij

 

En jaque, Bogotá, Domingo Atrasado, 2019
Versión al español de la propia autora

Árbol de Alejandra

1.
mis poemas los hago
con mucha paciencia
una poeta no tiene
apuro no debe

2.
palabra a palabra
verso a universo
de la página a la pared

3.
en la jaula del tiempo
un amor llama a otro
una muerte a otra muerte

4.
la jaula se ha vuelto pájaro
qué haré con el tiempo
qué haré con el amor

5.
en el umbral de mi mirada
crece el árbol
transparente y no
da sombra

6.
el tallo es un cono de luz propia
centelleante en las tierras resecas
entre la opacidad general

7.
hoy me pregunté
cómo sería el mundo si
no hubiese nacido ale
aleja alejandra

8.
crece el bicho sin raíces
ligeramente obsesivo
descuartizado cada luna nueva

9.
el poder poético es tuyo
lo sabes lo sabemos
todos los que soñamos contigo

10.
dice que no sueña
dice que no sabe del sueño
del odio del amor
de la muerte

11.
ven vení quédate
un verso llama a otro
escudo de armas parlantes
elegante y agresivo

12.
dice que le tiene
odio al amor
a la muerte dice
que se aleja

13.
el verso se balancea
y oscila como un barco
gracias a vos y un poco
gracias a mí

14.
mi bicho quién te llamó ale aleja
alejandra protectora de los hombres
devoradora de las mujeres

15.
dice que la muerte
es amor es odio
dice que no
tiene sueño

16.
son tuyos o no los sueños
o inyecciones o mascarillas
o pastillas de seconal

17.
dice que un odio
llama al otro dice
que no hay odio sin
amor dice que basta ya

18.
quien corrió en moto y chocó
se echó al sol se desmayó pero
nadie lo supo y ahora le duele
todo

19.
ella no tolera más las
perras palabras el odio
la locura la muerte

20.
la maga no escribe
remedios la bella tampoco
mi bicho no sabe

21.
quien siente mucho
se jode y no encuentra
palabras y entonces no
habla y es esa su condena

22.
el árbol pagará
pagará el poema
la jaula pagará
pagará el bicho

23.
el verso se balancea
y oscila como un barco
entre el sueño y el seconal

24.
me desnudo
en el umbral
de mi memoria

25.
el poema que no digo
me come y me bebe
el bicho que no nombro
me devora y me olvida

26.
doy el salto
de mí al alba
pero no hay luz

27.
más allá de cualquier zona prohibida
crece el árbol para nuestra triste
transparencia y no sabe

28.
explicar con palabras de este mundo
que partió de mí un barco llevándome
con el bicho descuartizado

29.
ella se canta y se encanta
ella se cuenta casos y cosas
ella se sella y se aleja

30.
no es verdad que vendrá
un cono de luz propia al final del túnel
no es verdad que no vendrá

31.
en la sombra del árbol
de alejandra una tribu
de palabras mutiladas

32.
mi bicho
fuiste tan abajo
pero no hay fondo

33.
el árbol se ha vuelto pájaro
qué haré con el poema
qué haré con el bicho

34.
aquí vivimos
con una mano
en la garganta

35.
cúrame alejandra no hagas
que tenga que morir
ya

36.
di el salto
de mí al alba
pero no hubo luz

37.
alejandra aleja ale
jandra debajo
estoy yo

38.
ven vení
quédate
en mí

Alejandra Pizarnik y sus múltiples voces, Madrid, Huso Editorial, 2021
(Poema escrito originalmente en español)

Marta Eloy Cichocka / Polonia, 1973. Poeta, fotógrafa y traductora. Es autora de seis libros de poesía, entre otros: Encrucijada de cien caminos / Skrzyżowanie stu szlaków, (edición bilingüe, 2019) y En jaque. Poemas selectos 1999-2019 (Bogotá, 2019), además de dos libros teóricos sobre la novela histórica contemporánea publicados en París y Berlín. Coordina las Manufacturas de Poesía, talleres de traducción en presencia de sus autores, y el ciclo de recitales polifónicos República Poética.