23 noviembre, 2020

Estrella de la muerte

de Vraiux Dorós | Inéditos

Una perla que es todo, pero nunca una perla y jamás un aleph.

1. En la galaxia hay buenos y malos, como en el planeta hay distintas clases de simios y algunas plantas.
2. En el fondo del mar no hay poetas, solo criaturas fotovoltaicas y paisajes sombríos.  
3. Flash Gordon es un texto ciborg, tal vez el último de su especie.
4. Un texto ciborg, por definición, es una entidad telepática que produce alucinaciones textuales.

1. En la galaxia gobierna Ming el Despiadado, destructor quid, mulo telepático, como en el planeta gobiernan los palíndromos sobre los capicúas. 
2. En el fondo del mar, la poesía tiene ojos que no sirven para ver sino para transformar la luz en códigos de lenguaje abstracto.
3. Flash Gordon, entidad icónica de la ciencia ficción, ha expresado que —la invención de Morel— es apenas una alegoría de la pugna transhistórica de ciertos poderes ficticios por el control y el dominio del sentido de la realidad como excepción textual, y no una exégesis de los procesos textuales dentro del amplio campo de la hermenéutica cosmogónica.
4. La adaptación de una obra mediante el uso de técnicas no textuales con-lleva la creación de modelos de perspectiva reminiscentes que condensan el flujo del campo ficticio enajenado.

1. En la galaxia hay suficientes buenos para hacerles frente a los malos, como en el planeta hay suficientes plantas para alimentar a los simios.
2. En el fondo del mar, la poesía algunas veces surge como una explosión ascendente de lava directo del núcleo.
3. Flash Gordon, padre de la Narraturgia Trascendental Del Primer Día, ha desaparecido sin dejar huella.
4. Las Leyes De La Ficción Cosmogónica son tres.

a. La ficción es fricción.
b. La imaginación es redonda.
c. El cosmos es metaficción.

1. En la galaxia hay buenos que se defienden con espadas de luz y malos que atacan con escuadrones de la muerte, como en el planeta hay simios que construyen catapultas y simios que forjan yelmos y simios que se esconden en cuevas cuando todo se destruye.
2. En el fondo del mar, la poesía es lumpen, arranca de las piedras y acelera como un ciclón contra las especies de la superficie.
3. “Jamás encontrarás la salida de este laberinto, entrégate a la luz, concibe la ficción en la que te has inscrito”, aparece por ahí en el libro de la Narraturgia Trascendental Del Primer Día.
4. A la larga, nada sucede sino en la imaginación, nada existe fuera de la ficción.

a. Un texto es una revelación, más no toda revelación es un presagio.
b. Un presagio es a veces un espacio que se llena de revelación, un texto que por un instante adquiere realidad.
c. El mundo flota como un péndulo entre la revelación y el presagio, por sí mismo no tiene realidad, es la ficción la que le da forma y lo contiene, gota tras gota, en un mar de posibilidades, en una galaxia como preámbulo.

Flash Gordon se salta la línea, parece mirar directo al sol, o más allá, atravesando los ojos puestos en el texto, se mete en las comisuras de la realidad y se desplaza por el lugar que arde sin fin, no hay más camino que el revólver pegado a la sien, la ficción es apenas un lunar pintado junto a la boca, la vida es casi un videojuego, el autor del texto desapareció desde la primer línea, se fue con los caballos salvajes por la pradera hacia el mar o por los riscos, como en el poema de Jorge Pimentel, no tan cierto como la primavera y el amor entre amigos, y la vida juntos, detrás del sol, escondidos en un planeta de simios que apenas van por ahí pensando que existen apretados en un resquicio de signos y formas abstractas, una ecuación final que supere el sentido de la realidad como ficción dentro de la ficción, acelerada forma de encontrarnos, Flash Gordon está por nacer, o nunca ha existido, el otro tampoco, ni nadie es necesario, se rinden ante el flujo constante de entretenimiento barato, la vida como secuencia lógica intrascendente, personalizada (eso sí), pero indeterminada y solo aparente, fantasía de la lluvia por venir, todo seco y despatarrado, el asunto se torna triste como debe ser, apenas melancolía de falso pergeño, debajo de la latitud y muy cerca del vórtice, todo ahí, Flash Gordon y los ejércitos de la tradición y el diablo con la cola entre las patas y Ming, al final…


Vraiux Dorós / Ciudad de México, 1992. Poeta y editor. Formó parte de la Red de los Poetas Salvajes. Ha colaborado en publicaciones como Punto de Partida (UNAM), Uno16 (Universidad de Columbia) y Tenían veinte años y estaban locos (España), entre otras. Actualmente trabaja como editor de Niño Down Editorial y Súper Ediciones Prisma. Ha publicado bajo una pléyade de seudónimos, incluidos Genkidama Ñu, Víctor Ibarra Calavera y Alicia Revólver.