29 junio, 2020

El ojo ordena su idioma

de Antonio Riestra | Inéditos

Periplo a manera de poema

Para Jonás y María, feliz cumpleaños

“No vaya a ser que esa lluvia nos moje la mirada”, parece decirse el espectador ante aquel instante, sabe dios qué 16 de mayo, aquí y ahora. El ojo ordena su idioma, conversa, y una especie de divinidad lo habita, como si dios, principio y fin, música todavía, suspendiera nuestro tiempo. Cinco sentidos a favor de uno solo, pero rápido, de golpe: intuición. ¿Qué oigo cuando veo?, ¿qué estoy tocando? Olfateo la nada. Nace pues un movimiento, estático siempre, congelado; algo transcurre. ¿Te das cuenta? Click. Han pasado muchos años y pareciera que tu ayer fue mañana. No capturas el mar sino esta esencia —que tanta vida, cariño bueno, comunica.

En Estambul o Cleveland, dice Salvador Dalí, fabrican lentes que jamás podrían compararse con Diego Velázquez. Celebramos los momentos y muchísimas nubes entran; el cuarto, míralo, lleno de cielo.

Caemos sobre la realidad. Ni el sol ni la luna, por un segundo, quieren desaparecer. Miércoles 21 de agosto a la noche. Jorge Acevedo cura y conmemora, en el Centro Recreativo Xalapeño, el cumpleaños 180 de la foto. Catorce artistas del país muestran el recorrido histórico y las diferentes plataformas que la escritura con luz ha permitido enseñarnos —desde otro punto de vista, acaso más avezado y cierto: espectaculares referidos al Quijote, casas abandonadas que parecen nuevas, anuncios acerca de los cuales tenemos que reflexionar…

Designemos nuestro mundo porque esto que observamos cotidianamente traza un diálogo engañoso, mediante palabras en distintos sitios que nunca vamos a ser.

Diversas entre sí, vanguardistas o no, las imágenes recrean la gran metáfora de nuestro universo: una probable fantasía. Podemos entonces soñar. Levantemos la cabeza hacia diversos horizontes; ah, despertar igual que cuando nos quedamos dormidos.

Tengo que platicarte, otra vez, qué edad tiene este mediodía, pero, asimismo, su sombra. Se trata de apenas un tris. Hemos llegado.

 

Una escenografía

                                   Sobre un tema de Pía Watson

Ninguna cajita musical con bailarina,
con espejo, donde puedas imaginar dulces diciembres, historias
que te cuente el paño que enmarca tu cara.

Ningún balcón
que sirva de huida, de bromas y júbilo mañana martes
en la escuela,

bajo los árboles, cuyo nombre
recuerdas
cada que llegan seis abriles juntos:

mi infancia, hijo,
extrañísimos cuadros, tintes del Renacimiento
(técnica: grabado),

lugar que imagina un mono.

 

En el viento más claro

En el viento más claro, verde, azul,
berilio,

a la altura del dios, la ayahuasca
permite reconocer…

Rasa los ojos, arrasa
—qué ganas de sonreír, no obstante,

desde el gañote
lleno de margaritas.

Sobre la corriente,
el hálito nocturno,

mi estrella se ha volcado:

Fortuna.


Antonio Riestra / Ciudad de México, 1984. Poeta y gestor. Colaboraciones suyas aparecen en periódicos y revistas de México y el extranjero, y es uno de los coordinadores del Festival Latinoamericano de Poesía Ciudad de Nueva York. Autor del libro de poemas Rayadura (Gobierno del Estado de Veracruz/ Conaculta/ IVEC, 2015).