4 noviembre, 2019

El conductor de tranvías metafísico

de Luciano Erba | Traducciones

Versiones de Jorge Aulicino.

 

Tayiko

En una ciudad es habitual digo
no ver las estrellas
desatender la luna
no advertir los signos del cielo
pero reflejado en una vidriera en el paseo
entre un banco y una zapatería
veo un rostro que habría podido tener
de pastor errante, de tayiko,
y entonces es todo un preguntarme
si se nubla y se alza un poco de viento
quién sentirá la primera gota de lluvia
en el barrio de las casas de época
¿será el sastre? ¿el cartero? de aquí paso
a otras preguntas sobre el destino.

 

Tagiko

In città ci si abitua, dicono
a non vedere le stelle
a trascurare la luna
a non accorgersi dei segni del cielo
ma riflesso nella vetrina lungo il corso
tra una banca e un negozio di scarpe
vedo un volto che avrei potuto avere
di pastore errante, di tagiko
e allora è tutt’uno domandarmi
se rannuvola e si alza un po’ di vento
chi sentirà la prima goccia di pioggia
al quartiere delle case d’epoca?
sarà il sarto? il postino? di qui passo
ad altre domande sul destino.

 

Año nuevo en Milán

Se creía en Milán que el ver
un hombre en el umbral de casa
yendo a misa el primero de enero
era señal de próspero futuro.
Eran figuras negras de abrigos
inciertos en la niebla matutina
echarpes blancos, sombreros, lánguidos y duros
repiques de bastón, pasos lejanos.
¿Ahora dónde están, hombres augurales?
¿La larga onda de su presagio
rompe aún en la ribera de los años?
En la niebla entre nosotros siempre más espesa
me parece a veces entrever
un vuelo de capas proféticas.

 

Capodanno a Milano

Si credeva a Milano che a vedere
per primo un uomo sulla soglia di casa
andando a messa il primo di gennaio
fosse segno di prospero futuro.
Erano figure nere di pastrani
incerte nella nebbia del mattino
sciarpe bianche, cappelli, flosci e duri
rintocchi di bastone, passi lontani.
Or dove siete, uomini augurali?
L’onda lunga del vostro presagio
si frange ancora alla riva degli anni?
Dentro una nebbia tra noi sempre più fitta
mi sembra talvolta intravedere
un volo di profetici mantelli.

De Nella terra di mezzo (2000)

 

Sin brújula

Según Darwin debería haber sido eliminado
según Malthus ni siquiera haber nacido
según Lombroso terminaré de todos modos mal
y ni hablar de Marx, yo, petit bourgeois
a escapar, entonces, a escapar
hacia adelante hacia atrás de costado
(como en el cuarenta, igual que todos) pero
permanecen las personales perplejidades
¿estoy al este de mi herida
o al sur de mi muerte?

 

Senza bussola

Secondo Darwin avrei dovuto essere eliminato
secondo Malthus neppure essere nato
secondo Lombroso finirò comunque male
e non sto a dire di Marx, io, petit bourgeois
scappare, dunque, scappare
in avanti in indietro di fianco
(così nel quaranta quando tutti) ma
permangono personali perplessità
sono ad est della mia ferita
o a sud della mia morte?

De L’ipotesi circense (1995)

 

El conductor de tranvías metafísico

Regresa a veces el sueño en que me veo
maniobrar un tren sin vías
entre campos de papas e higueras verdes
en los cultivos las ruedas no se hunden
esquivo espantapájaros y cabañas
voy hacia setiembre, octubre
los pasajeros son mis muertos.
Al despertar reaparece la antigua duda
si esta vida no es un evento casual
y el nuestro sólo un pobre monólogo
de preguntas y respuestas caseras.
Creo, no creo, cuando creo querría
llevarme al más allá un poco de acá
incluso la cicatriz que me marca
una pierna y me hace compañía.
¿Y entonces? parece decir in excelsis
otra voz.
¿Otra?

 

Il tranviere metafisico

Ritorna a volte il sogno in cui mi avviene
di manovrare un tram senza rotaie
tra campi di patate e fichi verdi
nel coltivato le ruote non sprofondano
schivo spaventapasseri e capanni
vado incontro a settembre, verso ottobre
i passeggeri sono i miei defunti.
Al risveglio rispunta il dubbio antico
se questa vita non sia evento del caso
e il nostro solo un povere monologo
di domande e risposte fatte in casa.
Credo, non credo, quando credo vorrei
portarmi all’al di là un po’ di qua
anche la cicatrice che mi segna
una gamba e mi fa compagnia.
Già, ma allora? sembra dica in excelsis
un’altra voce.
Altra?

De Il tranviere metafisico (1987)

 

Los años cuarenta

Parecía todo posible
dejar atrás las curvas
con un supremo golpe de freno
galopar de pie sobre la montura
otras soberbias cosas
más nobles prósperas cosas
aparecían a la altura de los ojos.
Ahora los años giran veloces
por cielos sin presagios
te despiertan azules bordados
en una habitación de muebles con espejos
estudias las combinaciones de los trenes
pasas un umbral florecido de salvia roja
lees "Hola" sobre un felpudo
más tarde sales en mangas de camisa
a sacudir la ensalada de la servilleta.
La línea de la vida
deriva calla se obstina
salta desfila
entre los pálidos montes de los dioses.

 

Gli anni quaranta

Sembrava tutto possibile
lasciarsi dietro le curve
con un supremo colpo di freno
galoppare in piedi sulla sella
altre superbe cose
più nobili prospere cose
apparivano all’altezza degli occhi.
Ora gli anni volgono veloci
per cieli senza presagi
ti svegli da azzurre trapunte
in una stanza di mobili a specchiera
studi le coincidenze dei treni
passi una soglia fiorita di salvia rossa
leggi «Salve» sullo zerbino
poi esci in maniche di camicia
ad agitare l’insalata nel tovagliolo.
La linea della vita
deriva tace s’impunta
scavalga sfila
tra i pallidi monti degli dei.

De Il prato più verde (1977)

 

La Grande Jeanne

La Grande Jeanne no hacía distinciones
entre ingleses y franceses
siempre que se hicieran las manos
como decía ella
vivía en el puerto, su hermano
trabajaba conmigo
en 1943.
Cuando me vio en Lausana
donde solía pasar el verano
me dijo que podía salvarla
y que su mundo estaba en mis manos
y entre mis dientes que habían comido liebre en la alta montaña.

En el fondo
habría querido la Grande Jeanne
volverse una señora de bien
tenía ya un sombrero
azul, amplio, y con tres vueltas de tul.

 

La Grande Jeanne

La Grande Jeanne non faceva distinzioni
tra inglesi e francesi
purchè avessero le mani fatte
come diceva lei
abitava il porto, suo fratello
lavorava con me
nel 1943.
Quando mi vide a Losanna
dove passavo in abito estivo
disse che io potevo salvarla
e che il suo mondo era li, nelle mie mani
e nei miei denti che avevano mangiato lepre in alta montagna.

In fondo
avrebbe voluto la Grande Jeanne
diventare una signora per bene
aveva già un cappello
blu, largo, e con tre giri di tulle.

 

El caballero del garbo

O bien
invernar en los últimos pisos
en las cien ciudades. Una cuerda
muchas cuerdas
de una pared a otra, de los techos
al pavimento. Tensas.
Y el tranquilo asoleare sobre las moradas.
Mis Rosalbas Carriera
¿volveré a ver sus sombrillas plumosas?
¿en mis sueños abriré
sus cierres?

 

Il cavaliere del garbo

Oppure
svernare agli ultimi piani
nelle cento città. Una corda
molte corde
da una parete all’altra, dai soffitti
al pavimento. Tese.
E il quiete soleggiare sulle dimore.
Mie Rosalbe Carriere
rivedrò i vostri ombrelli piumati?
miei sogni aprirò
le vostre chiuse cerniere?

De Il male minore (1960)

Luciano Erba / Milán, Italia, 1922 – 2010. Ejerció como docente en la Universidad Católica de su ciudad natal y como crítico literario. Tradujo poetas franceses, entre ellos Jacques Prévert, de quien fue amigo. Se le considera una de las voces más importantes de la segunda mitad del siglo XX en Italia, que renovó las tradiciones hermética y realista de su país. La imaginación fantástica y la ironía despuntan en sus primeros libros, de los cuales el más importante fue, quizás, Il male minore (1960). Su obra intermedia afianzó esa línea. El despliegue imaginativo sobre un fondo urbano justificó, al parecer, que algunos críticos lo vincularan al surrealismo francés, que casi no hizo mella en la poesía italiana. Otras obras de Erba son Il prato più verde (1977), Il nastro di Moebius (1980), Il tranviere metafisico (1987), L’ippopotamo (1989), L’ipotesi circense (1995) y Nella terra di mezzo (2000).


Jorge Aulicino / Buenos Aires, Argentina, 1949. Trabajó durante años como periodista en el diario Clarín, del cual dirigió la Revista Ñ. Estación Finlandia (2012) reunió su poesía escrita entre 1974 y 2011. Posteriormente publicó Libro del engaño y del desengaño (2012), El Cairo (2015), Corredores en el parque (2016), El río (2018) y Un poeta griego huye de Londres (2019). Ha traducido, entre otros autores de lengua italiana, a Cesare Pavese, Pier Paolo Pasolini, Franco Fortini, Antonella Anedda y Biancamaria Frabotta. En 2015 publicó su versión de La Divina Comedia, de Dante Alighieri. Ese mismo año recibió el Premio Nacional de Poesía de Argentina.