29 noviembre, 2021

Editar poesía: MaNgOs de HaChA

de Ricardo Cázares, Jessica Díaz, Tatiana Lipkes y Juan Carlos Cano | Dossier

 

La poesía no existe separada de sus condiciones materiales de circulación. A partir de esta idea, hemos enviado una serie de preguntas a varias de las personas que encabezan algunas de las editoriales independientes de poesía más importantes de México, América Latina y España. El objetivo es realizar una radiografía (incompleta, pero en permanente ampliación) de la edición de poesía en español, y también dar a conocer algunos de los proyectos más propositivos e interesantes a través de la voz de sus protagonistas.

En esta segunda entrega, presentamos las respuestas de los editores de MaNgOs de HaChA, proyecto fundado por José Luis Bobadilla, Ricardo Cázares, Tatiana Lipkes, Juan Carlos Cano y Jessica Díaz. Nacido en 2006, MaNgOs de HaChA se convierte en un sello editorial en 2010 y, desde entonces, ha construido un catálogo sólido y reconocible, donde conviven las traducciones (Robert Creeley, Lyn Hejinian, Charles Olson, Forrest Gander) con lo mejor de la poesía contemporánea de habla hispana (Dolores Dorantes, Gloria Gervitz, Mario Montalbetti), además de textos biográficos y misceláneos (Ricardo Piglia y Juan José Saer, H.D. y Ezra Pound, Chantal Ackerman), ensayo y libros sobre cine.

—La redacción

 
¿Para quién editas?

Aunque el público que suele acercarse a la poesía es limitado, nos parece que los editores no deben publicar pensando en complacer a un determinado tipo de lector. Lo único necesario para disfrutar de nuestros libros es tener la curiosidad y la disponibilidad para acercarse a materiales que han abordado y siguen abordando la experiencia humana desde nuevas sensibilidades.

 
¿Cómo concibes tu labor como editor o editora de poesía?

Creemos que el principal trabajo de un editor es tener claridad respecto de lo que consideramos valioso en la literatura. Antes que nada somos lectores de poesía.

Lo que sigue es ser terco; insistir en la defensa de los trabajos que nos parecen sobresalientes. Hacerlo equivale a desbrozar la maleza y acercar a los lectores a los frutos provechosos que, a veces, brotan en silencio y que suelen permanecer ocultos. En ese sentido, el catálogo de una editorial como MdH se puede leer como una postura frente a la literatura.

 
¿Cuál es el mayor reto de editar poesía?

En términos prácticos existen varios retos: obtener los fondos necesarios para la producción de libros y convencer a los lectores de su valor o interés. Existen, también, otras limitaciones entre el público lector y las fronteras y largas distancias que hay entre los países. La imposibilidad de que los libros “físicos” puedan llegar fácilmente a otros lugares, migrar, viajar sin costo… Una utopía.

Sin embargo, hay otra dificultad de fondo que se ha venido ahondando al paso del tiempo. Aunque un libro de poemas sea, estrictamente hablando, un producto, su contenido no es algo que se compre y se venda, que se use y se deseche. Su utilidad o beneficio no es cuantificable. La poesía sobrevive de manera independiente a la lógica del mercado. El poema es un artefacto que no negocia con el lenguaje mediático y publicitario. Simplemente se presenta y ejerce distintos grados de fuerza (o violencia) sobre el lenguaje. Suele exigir un estado de atención o disponibilidad ajeno a los que se experimentan al pasar horas conectado a redes sociales o realizando varias tareas a la vez. Lo anterior basta para hacer que un editor de poesía se sienta atrapado en una actividad tan necesaria como absurda.

 
¿En qué se diferencia la edición de poesía respecto a otros géneros?

Los libros de poesía se publican por convicción. Un editor sabe que un libro de poesía no será un gran éxito de ventas. La gratificación de entrar en un espacio donde le suceden cosas interesantes al lenguaje, no suele ser una consideración fundamental para los lectores habituados a la distracción que proporciona la mayoría de la narrativa que se publica o se exhibe en plataformas digitales. Y, no obstante, los libros de poemas se forman, se editan y se imprimen con la esperanza de que formen parte de un proceso necesario para renovar la lengua y trastocar nuestra percepción del mundo.

 
¿Qué libro de poesía te hubiera gustado publicar y por qué?

Contra Natura de Rodolfo Hinostroza, las obras completas de Paul Metcalf, a Inger Christensen y Tender Buttons de Gertrude Stein.

 
¿Cómo convencerías a alguien que no lee poesía de acercarse al género?

Para la mayoría de las personas, leer poemas es una actividad que no tendrá incidencia alguna en su vida. Sin duda alguna, creemos que se puede ser feliz sin leer poemas. Quizás habría que pedirles un minuto de su tiempo para leer un poema.

Sin embargo, para quien se ha acercado a la poesía, su lectura representa no solo una compañía invaluable, sino un instrumento imprescindible para pensar e interpretar el mundo. La vida se vuelve más rica y llevadera cuando leer unas páginas de poesía forma parte de las actividades cotidianas.

 
¿Cómo ganas dinero para editar poesía? (¿Tu editorial es sostenible económicamente?)

La inmensa mayoría de las editoriales “independientes” hemos dependido en un momento u otro de becas, subvenciones estatales o coediciones. Las ventas de libros de poemas siempre fueron reducidas y son cada vez menores. Ya que no contamos con un capital sustancial para sacar a flote el trabajo, ni hemos recibido regalos ni donaciones, en la actualidad, una editorial como MdH necesita plantearse caso por caso la obtención de los recursos necesarios para sacar a flote cada proyecto.

 
¿Qué editorial admiras? ¿Por qué?

La estadounidense New Directions, también Adelphi y El Acantilado. Estas son editoriales que han sido un modelo para cualquier editorial que pretenda publicar libros que asuman riesgos formales y que busquen renovar la expresión poética de su tiempo.

Vox Lux, Mansalva, Matadero Editorial, Álbum del Universo Bakterial, Gog y MaGog, Descontexto, La Balanza, Petra. Estos son proyectos de publicaciones autogestivas y editoriales pequeñas o independientes que buscan seguir publicando aun pese a las limitaciones económicas

 
Recomienda un poema.

            RC: “Hijo”, de Forrest Gander
https://periodicodepoesia.unam.mx/texto/y-los-arboles-me-siguen-enervando/

            JD: “I know a man”, de Robert Creeley.
https://www.poetryfoundation.org/poems/42839/i-know-a-man

            TL:
De The Book of a Thousand Eyes, de Lyn Hejinian:

            The night will change
as I strive to depict precisely
to avoid the light since
to understand what
I can’t explain
I want to attribute a cause to it
which is to say a change to it

            Every passion is
an eccentricity emitting detail ecstatically
irregularly to mind again—
the neck, the knob,
the hub and ram
and rise precisely—to avoid
avoiding the light

            The night though
lit is not complete when gone at dawn with the details
it keeps despite the sound of this
awake deliberately and willing
to wait to try for the light it keeps


Ricardo Cázares, Jessica Díaz, Tatiana Lipkes y Juan Carlos Cano / https://mangosdehacha.com/nosotros