25 marzo, 2019

Como si de tierras extrañas se tratara

de Julieta Gamboa, Tania Ramos Pérez | Inéditos

Los libros de poesía El órgano de Corti, de Julieta Gamboa (1981), e Invocaciones, de Tania Ramos Pérez (1984), ganaron el Concurso Ediciones Digitales Punto de Partida 2018, convocado por la Dirección de Literatura de la UNAM. Presentamos, a continuación, un avance de ambos volúmenes.

 

Julieta Gamboa

Suturas

El tiempo de vida de mi célula más vieja
es mucho menor que el de mi edad biológica.
No queda ninguna de la infancia,
pero me reconozco en esa explosión originaria
de las primeras células
y conservo las marcas que dejaron las antiguas en las nuevas
antes de su muerte.

La naturaleza se hizo una sentencia
grabada en la memoria de esas células.

Despojada de mi nombre
me dieron un trasplante
de anormalidad.
Mis órganos de desviada congénita,
como me llamó la ciencia,
cedieron,
y a un tiempo
arremetieron para expandirse.

En el ciclo de bipartición
el mapa celular trazó
mi falta de pertenencia,
la rigidez de mis músculos,
la superficie incomunicada del centro,
y simultáneamente
los puntos de placer únicos,
los flujos que no pudieron detenerse.

Tal vez
lejos del oído hipertrofiado,
hinchado de palabras,
me reconozca en la textura de mis órganos,
en sus destellos,
su potencia
protegida de las disecciones.

Me imagino cómo sería
trazar una incisión vertical,
fina,
en un punto preciso,
centímetros adentro.
Traspasar la piel,
los tejidos,
remover el peso muerto.

Prolongar el camino de las redes nerviosas;
comprender los movimientos sordos de mis órganos,
su acomodo,
la relación impalpable de unos con otros.
Vaciarme,
disolverme en sus batallas invisibles.

Más cerca del sistema que transporta mi sangre,
del rojo arterial,
quizá encuentre algo extraviado,
ensordecido ante el bullicio que me nombra.

 

Tania Ramos Pérez

Me hinco durante los sermones…

Me hinco durante los sermones,
cabizbaja y con las manos juntas
a susurrarte en el oído de frías baldosas
que tengo miedo
y que bebemos todos del mismo cáliz.

Mientras bajo la mirada insatisfecha de mi abuela,
me recorre el escalofrío de una noche larga,
perfecta para creer en todo lo que vemos,
perfecta para confiar unos en otros
y salir descalzos
hacia la luz que vaga de nuevo por los cuerpos,
como si de tierras extrañas se tratara.

 

¿Irás a prenderle fuego a tu terreno?

¿Irás a prenderle fuego a tu terreno?
Sospecha del viento que no escucha,
ten miedo del bejuco iracundo,
desconfía del zorro que no se asusta.
No llores en el camino,
no enfades a tu madre antes de partir de casa,
es forma santa la lumbre en el carrizo,
encomienda el hambre de tus hijos al silbido.
Vendrá el mozon ik’,
viento emplumado.
Vendrá a llevarse las verdades anegadas,
barreras falsas en la balanza de la ceniza esparcida.
(El fuego lo sabe todo,
lo conoce todo,
nada tienes que enseñarle.)
Incendiario
sostén tu corazón firme.
Los ojos de la noche
sabrán bendecir tu quema.


Julieta Gamboa, Tania Ramos Pérez

Julieta Gamboa. Ciudad de México, 1981. Es poeta y editora, autora de Taxonomía de un cuerpo (Colección La Ceibita, 2012) y Sedimentos (Universidad Autónoma de Nuevo León, 2016). Becaria de la Fundación para las Letras Mexicanas de 2008 a 2010.

Tania Ramos Pérez. San Cristóbal de las Casas, Chiapas, 1984. Estudia la maestría en Estudios Mesoamericanos en la UNAM. Es coreógrafa, antropóloga especialista en la cultura maya, y autora de Espejos (Public Pervert, 2015).