21 febrero, 2022

Casi todos tus mitos personales

de Ashle Ozuljevic Subaique | Inéditos

Apuntes para la reelaboración de mi inconsciente
(fragmentos)
 
 
III

Si la pregunta es cómo voy a conocer eso
cómo voy a conocer-lo
la pregunta es
cómo voy a conocer-me

Se abren los caminos no se oye bienvenida ni fanfarria
pero se bifurcan los modos si la pregunta se formula
si decides conocer

optas: “yo misma”
y lees tu biografía
pero nada
la escribes la corriges llenas de imágenes las páginas de tu diario
pero
nada
te radiografías te endoscopías te ecografías te sacas sangre te testeas el ADN
te autopsias
pero nada;
te sacas el tarot la carta astral y las runas te psicoanalizas e hipnotizas te entregas a regresiones y vidas pasadas test ayurvédicos y purgaciones venenosas bebes decenas de litros de ayahuasca comes todos los psilocibios que encuentras
pero nada;
te enamoras
nada sobre nada;
te duermes y te sueñas
imprecisa mancha blanca que atraviesa el polo
antorcha que alumbra la cueva
ahí
ahí
en la sombra que se produce ves una mácula las
partículas de polvo que no reflejan luminiscencia
ahí
en la penumbra concebida por la luz
en la oscuridad
comienzas a distinguir

algo.

 

IV

no se toca se acepta la
fragilidad
no se invoca se acepta la
inefabilidad
se acepta el dolor
y se lastima

estudiar la dolencia
dirá más de ti que tú de ella
en las conclusiones yacerán casi todos
tus mitos personales.

 

XVI

Siquismo hidratante y ambivalente
la transparencia del agua altera y nivela todas las formas que están bajo la superficie.

Primera deformación visual:
meto la mano al agua y nunca logro alcanzar la base
quiero caminar sobre las piedras pero el lago miente
una saliente rocosa me atraviesa la piel
cuando me detengo para abrigar el pie herido caigo
el agua se pone blanda y permite que mi cuerpo llegue al fondo
que se incrusten todos los guijarros en la piel

1. La transparencia es una mentira
2. No soy un pez
3. Los objetos están más lejos de lo que parecen
4. El que quiere celeste que se ahogue.

 

XXXI

La mujer labra la tierra
cae la semiente o brota en la napa
se extiende como bracitos blancos de musgo y hiedra
subterráneas lombrices la ceguera de sus giros su respeto incondicional a la gravedad la muerte de los abuelos
recordar que todos los antepasados son polvo
la firmeza de la montaña o la mina, hilos minerales con los que sueñan quienes atraviesan túneles

hundirse siempre es en la tierra
movediza o agrietada terremoto o volcán lo telúrico y lo oscuro
es terrorífica la fuerza
en toda greda arcilla barro esa suciedad inmunda es la que te dio la vida
y la que te la quitará

es femenina la tierra
y la semilla y el ánima y la muerte
la luna es de tierra
la Tierra es de tierra
y nos falta tanta.

 

XLIV

El peso lo permite el aire
ser alado es una decisión aérea, hay que inflar la voluntad
antes habría que aprender a caer
lanzarse al precipicio sin evaporarse
practicar como las aves
lanzándose de un árbol o del terrado
ahora que nos confinan y a todos nos gustan las alturas
hay que estar más allá de la valla
y más acá del vértigo
dejar de llenarse la boca con la libertad y practicarla:
CAÍDA LIBRE PARA TODOS
abandonar el arraigo en la tierra
libre la raíz del desterrado
desancladas las flechas permiten su desplazamiento
la trayectoria es el cruce del aire
una bomba de ruido la comunicación y el silencio
la muerte la permite el aire.

tengo frío. también eso lo consiente el aire
estoy sola: aire
oscurece: aire
la música es aire el cigarro que nos fumamos me lo quitó pero era aire

empiezo a entender: ya no veo las palabras que escribo es una boca de lobo mi habitación no puedo ver corpúsculos de luz todo es aire y yo demasiado poco etérea me fumaría algo si fuera otra
me adormezco me vuelo
cumbre a cumbre el aire ligero que no nos une
no me lleva
despertaré
despertaré a la luz despertaré a la vida despertaré al dolor
ese poema ya lo escribí.

 

Ashle Ozuljevic recita para EL PERIÓDICO un poema de 'Botánica'


Ashle Ozuljevic Subaique / Timaukel, Chile, 1986. Ha publicado el libro de cuentos Vidas robadas (Chile, 2012); la novela experimental/diario de viaje Anteojos de sal (2014); el ensayo El silencio final: representación y gesto ante la muerte en Diario de muerte (2015), y los poemarios Tres (2016), Botánica (2020) y Tres cuartos (2021). Prontamente se publicará en su país el libro-objeto Cartografía. Actualmente reside en Barcelona, España.