No le devuelvas al mundo la mirada

Para tomarte una foto noventosa
ponte un vaquero roto
y la campera de cuero de tu padre
gafas oscuras y las manos en los bolsillos
No mires a la cámara
la popularidad no te interesa
Naciste mala y sola
y mala y desolada morirás

Leer más

Una cadena de ecos y la noche

Me has estado mintiendo./
Tus ganas me lanzan gritos, aullidos rojos./
Entras, clavas algo sobre el piso, algo difuso/
Ese es el paisaje y la señal del olvido.

Leer más

A la sombra de las palabras en flor

Voy a tomar el atajo de comenzar desmenuzando el título, para evitar el método de acercamiento a la realidad de los poemas (es decir, circunvalando el mundo y entrando en él por la puerta trasera): en principio no podemos saber si se trata de sombras que demuelen o de sombras que están siendo demolidas. En cualquiera de estos casos, estamos ante el extrañamiento de atestiguar cómo abstracciones, inconcreción, reflejos, sombras, derriban o están siendo derribadas.

Leer más

La hora de las correspondencias

He almorzado un pulpo pequeño a la parrilla con un punto de ajo y aceite de oliva. Sentí que se estremecían mis dientes, que estallaba mi lengua en azotes. Los pulpos son galaxias errantes de células nerviosas, razonan, envidian, pueden sumergirse en océanos melancólicos. De noche edifican catedrales extraterrestres y ejecutan la música del órgano con sus tentáculos.

Leer más

Las presencias microscópicas

solemnemente declaro/
la providencial/
república /
de mis letras/
un pasaje populoso/
menguante y su promesa/
cuerpo entero en ausencia/
me gusta desmembrar las cosas/
al quebrado elemento/
la rajadura inquieta/
y así el ojo/
permanece robusto/
tras el combate

Leer más

Eielson: Lo cotidiano es sagrado

Podríamos pensar que el tigre de Montalbetti es también una compañía sexual, como el Paolo de Eielson, si aceptamos que la lucha de este último es con un muchacho provisto del salvaje erotismo que implica el símil del tigre. Pero más interesante es pensar que se trata de una lucha feroz con el lenguaje.

Leer más

Menos sonido ácido, menos pureza

Me miras con los labios cerrados y los dos primeros pisos encerrados en cobijas, en armarios, en tanta infraestructura mal hilada. Ella se empapa y pregunta nuevamente tu nombre. Había demasiada nieve entonces: lo cuento nuevamente, lo digo: el olvido tiene sus causas, también sus vértigos. Ese día un torrente húmedo golpeaba mis manos cuando me sostenía de esto que ahora es humo.

Leer más

La poesía es la gran aguafiestas

La vida ya superó a la escritura es un álbum bisexual con mucho flow, donde el amor es eje de la fragilidad de la condición humana, pero esta fragilidad es libertad de decir y de actuar, de amar a ese perrito rocambolesco de la portada o a los chicos del Tinder o a la novia que lee teoría del arte en bikini, tomando sol en una playa del Caribe.

Leer más

Del poema vagabundo

Lejos de un lirismo amelcochado y confesional o de un realismo sucio y ancilar, los poemas de Gómez Migliaro son objetos centrífugos, formas problemáticas y aceradas que permiten acceder al cascarón del mundo, es decir, la poesía cristaliza aquí como táctica de resistencia individual o militancia íntima, frente a la proliferación de lenguajes cada vez más pragmáticos y homogéneos.

Leer más