Entre el fulgor y el vuelo

De perfil,/
ve de frente el horizonte,/
la línea que diluye/
en un solo fulgor/
todos los mares y cielos de la tierra;/
esa línea intemporal/
donde se funden/
el amar y el mar,/
donde la luz que da de lleno/
se vacía

Leer más

De ramas y raíces, de piedras y de cielos

Morábito nos recuerda que toda experiencia es susceptible de convertirse en un poema, de que “todo viene al caso si estás vivo”. Y eso incluye la pérdida. Al desmoronamiento que atravesaremos, como nos dicen, “si tenemos la fortuna de llegar a viejos”. Tal vez nadie enfrente la decrepitud y la muerte como quien escribe sobre ello, pues la experiencia del testigo se amplifica al capturar la esencia del deterioro y colocarla frente a sí como un espejo. Los poemas en los que Fabio Morábito retrata esos encuentros con la decadencia física son de una fuerza que abofetea y a la vez conforta, al enfrentarnos a nuestra propia lista de despedidas, los adioses a otros y los que le debemos a las versiones más jóvenes de nosotros mismos.

Leer más

La vida es escarbar y a cada cual su cielo

Hay árboles que nacen para bosque/
y otros que son un bosque sin saberlo./
El árbol ignora el bosque/
y el bosque tal vez ignora el árbol,/
lo único que sabemos es la raíz que escarba/
y la rama que también escarba,/
una en su cielo de barro,/
la otra en su cielo de nube.

Leer más

Borges, Pacheco y el héroe de los libros

Hace poco más de veinte años, en 1999, José Emilio Pacheco dio a la imprenta Jorge Luis Borges: una invitación a su lectura. Era una publicación, si se quiere, insólita, pero no inexplicable. Por un lado, Pacheco se resistió a publicar libros de artículos y ensayos a todo lo largo de su vida —con las excepciones, precisamente, del volumen al que me refiero y de Ramón López Velarde: la lumbre inmóvil, recopilación elaborada por Marco Antonio Campos para el Instituto Zacatecano de Cultura en 2003 y reeditada por Era en 2018—, si bien tenía prólogos, conferencias, notas de prensa, columnas, reseñas y textos críticos de sobra para formar varios volúmenes con temas diferentes.

Leer más

La flor fecunda

Dicen las jacarandas es una obra breve y llena de vitalidad, como la temporada de sus árboles. Su autor es un ilusionista, presenta flores traducidas en poemas —traducidos en flores—, convertidas en una sensibilidad flamante que nos permite residir de un modo distinto entre lo conocido. Inaugura el libro la imagen de una jacaranda absoluta que se multiplica y hace crecer sus raíces a lo largo de todos los poemas.

Leer más

El cuarto del lenguaje

El lenguaje poético se vuelve un estado de conciencia que nos permite contactar mucho más profundamente con lo que sentimos y pensamos, y es una manera particular de concentrarnos en los hechos. Digo esto porque en la poesía de Coral Bracho hay un esfuerzo sostenido de afinar el instrumento del lenguaje para registrar con él minuciosamente realidades muy diversas que son de su interés. Y, en este sentido, haría también la analogía con la del instrumento musical, pues sé que la música y el conocimiento son motivos fundamentales en la vida y la obra de la autora.

Leer más

El cristal con que se mira

Estamos ante un cristal de vida, la poesía, regalada a quien sabe escuchar la Naturaleza, un milagro esparcido por las olas rítmicas sobre la playa prosódica. No es un cristal unívoco, sino polisémico, el caleidoscopio que guarda su unidad en la variación, los manierismos de un fractal.

Leer más

Pacheco y López Velarde: la lucha por recobrar lo perdido

“Has caído en manos de la policía judicial literaria”, le dice José Emilio Pacheco al fantasma de López Velarde, a la lumbre de la vida y obra cuyas ascuas debe aprovechar el crítico. “Mira, te presento al comandante Marx, al capitán Freud, al inspector Lukács, al teniente Lacan, al sargento Foucault”, continua la interpelación de JEP, en lo que hoy podríamos reconstruir como uno más de esos inolvidables pasajes de periodismo literario: un “Diálogo de los muertos”, en donde José Emilio y López Velarde pasearan juntos por la colonia Roma del 2018, observando las ruinas del pasado y el esplendor del presente —como la Casa del Poeta—, las reminiscencias de esa otra provincia del poeta jerezano.

Leer más