De muerte ke no manke

nunca se supo/
qué escalera/
sube/
o baja/
la memoria de Matilde Abulafia/
desde que le mataron/
el hijo/
con un cuchillo afilado./
¿Ya comiste, quieres comer, quién te sirvió?/
Suerte de perro,/
ojos de ciego,/
los días se le hicieron /
de piedra.

Leer más

Un mausoleo prestado

Llegamos de a poco a reunirnos ante el nicho,/
un mausoleo prestado./
Quién hubiese dicho que iba a ser necesario/
erigir un lugar de reposo/
(la obra está en proceso—le quedan tres vacantes);/
es como cuando/
una pareja joven alquila su cochera.

Leer más

Por el trabajo que es vivir

Los patios internos. / Los baños y cocinas con pileta cuadrada./ Los ambientes semicirculares/ con ventanal corrido./ Un aro de básquet en la calle/ para que tire cualquiera./ El café exacto que todo lo arrasa/ y todo lo eleva durante media hora.

Leer más

Si digo yo quién habla

Porque si hay algo que caracteriza la lectura de esta obra es la sensación de estar percibiendo que, al otro lado de la —valga la referencia a Paul Celan— reja del lenguaje, un cuerpo nos hace señas desde su debilidad, su flaqueza, su finitud.

Leer más

Como el cielo que nos prometieron los monjes

La noche en que la lluvia golpeaba mi cabeza,/ un hombre de espalda brillante entró a enseñarnos / los vestigios de un acto de protección./ Porque, hermana, en el Festival de los Caballos Azules / ni los monjes, ni papá, ni mamá,/ ni el hombre de la espalda brillante/ vendrán a ayudarnos./ Tendremos que domarlos solas.

Leer más

La plenitud de la otra parte

Se bordea aquí el mundo intransmisible, rugiente, donde el poeta inversamente heroico ya no soporta su propio cripticismo: Celan hunde para siempre sus traducciones en la Sena, Osip Mandelstam en su invulnerable libertad, tan frágil e incorpóreo —memoria de Nadiezhda— o Ruth Klüger que ilumina la pura libertad de la bondad. Acción pura: estamos frente a poema y Jaffé traduce.

Leer más

Al filo de un mundo que no es este

lo hondo acecha
y en su vuelo
el águila se cierne
frente al pico ardiente de la roca
contra la cual se empecina

—espejo fósil que devuelve
solo
el ónix de sus alas
su terquedad

Leer más

Las ciudades arman sus propias lenguas

hay una fotografía en el reverso de los actos /
que todavía se representan como nuestros. /
la escena de una película americana. /
siempre de posguerra. es decir. latente /
entre las decisiones de sujetos y gobiernos /
entidades que regulan los matrimonios /
las salidas de sábados regulares para mirar /
las estrellas desde el capó de un auto turquesa /
las vallas blancas de las casas. madera por /
todos lados. y las postales de todos esos mundos /
que compramos acá.

Leer más

La descomposición es una forma de movimiento

Puede parecer un gesto demasiado obediente/
tomar la medicación a pesar de las circunstancias:/
cuarenta gotas diluidas en dos dedos de agua/
sin importar que llueva, que te hayas visto /
las manos /
congeladas en la luz de un relámpago.  /
Y lo es. Pero no desprecies el gesto ni el remedio/
es tu forma de profesar alguna fe…

Leer más