Traducción de Valeria List
Traducción de Blanca Luz Pulido

Las metáforas marítimas ciertamente vienen a cuento al hablar de la obra de Júdice, pues si bien muchos de sus poemas están afincados en la tierra, en el transcurso del tiempo visto ya sea desde el campo o desde las calles y avenidas urbanas, o desde el íntimo tiempo de una habitación, con sus juegos de luz y sombra, mañana, atardecer y penumbra, al leerlos se tiene la sensación de estar ante una escritura y un mundo líquidos. 

Traducción de Gabriel Bernal Granados
Vivo, tanto como puedo, entre ese segmento inteligentemente activo de la humanidad que está preocupado por el presente y el futuro; y, en consecuencia, siempre que menciono el nombre del señor Yeats me sobrevienen preguntas: “¿El señor Yeats dará más de sí? ¿El señor Yeats aún escribe? ¿Cómo puede el muchacho seguir haciendo esas cosas?”
Traducción de Juan José Podestá
La poesía de Giuseppe Ungaretti está signada por una inusitada fuerza humanista, con un carácter complejo pero siempre revelador y epifánico. Su voz es la voz del hombre enfrentado a la tragedia (experimentó en carne viva la crudeza y bestialidad de la Primera Guerra Mundial), mas también a la solidaridad entre los hombres y a la inmensidad de la naturaleza. Leer a Ungaretti es abrazar aquello que nos convierte en seres humanos, con todas sus luces y también las necesarias sombras.
Francisco Magaña | Visual
Francisco Magaña es poeta, traductor, artista visual y editor fundador de Ediciones Monte Carmelo. Una pieza suya pertenece a la colección de Milenio «El amor visto por el arte». Tradujo La noche inquieta, de Henri Michaux (UAQ, 2016) y Canción para la comida del ogro, de Edmond Jabès (Taberna Libraria, 2015). Algunos de sus títulos recientes son Querencias (Manosanta, 2018), Primer mundo (UAQ, 2019) y Fe (Cataria, 2020).
Jean Alberto Rodríguez | Inéditos
cuando era más chico / mi padre y yo / visitábamos el cine con / frecuencia. / manteníamos— / a ciertos grados de disposición / ciertos rituales que nos “culturizaban”, / / para serle honesto al dato, / no recuerdo la trama / de casi ninguna. / lo que sí es que la gran mayoría / de las películas / solían ser violentas / y en ciertos casos / muy largas. / / admito que, / a propósito de mirar hacia atrás, / mi parte favorita era la / compañía— / lo cual no concuerda / con mi actualidad…
Luis Vicente de Aguinaga | Reseña
Un mérito de Pacheco es el de situar el nacimiento de Borges en los años de la estabilidad sudamericana y explicar en razón del asentamiento del mercado mundial el esplendor de Buenos Aires y la prosperidad agraria de Argentina, finalmente pacificada tras las guerras decimonónicas. Estabilidad, paz y prosperidad que, juntas, apenas nutrieron un espejismo de seis o siete décadas, pero que bastaron para que Borges afirmara, confiado en su cultura: “Nuestro patrimonio es el universo”.

La mayoría de la gente se arruina por invertir demasiado en la prosa de la vida. Arruinarse por la poesía es un honor.

—Oscar Wilde