Pura López Colomé | Inéditos

…Alguien se propuso / envenenarme el alma. / Con azafrán. Con “oro rojo”. / Bastaron unas albóndigas / en caldo hecho con restos de paella, / dejadas con descuido al pie del árbol, / para adoctrinarme, / disuadirme de, / perder la fe en, / para recelar del mundo. / Las delicias (del jardín), / lo más granado del reino vegetal, / me estarían esperando en ultratumba.

José Eugenio Sánchez | Inéditos
fui de los que no alcanzó papel ni gel ni cloro ni lysol / ni cerveza ni despensas ni préstamos ni n95 / pero alcancé el último pedazo de carne / en el asado que organizaron en el barrio / para celebrar que se aplanó la curva / y ahí vi al dealer con el que acababa de negociar minutos antes / lo saludé pero no me reconoció / entonces me puse el tapabocas / y exclamó sonriendo: ah eres tú / y yo también sonreí pero quizá no se dio cuenta
Traducción de Rodolfo Herrera López

En una forma clásica —la del soneto—, Inger Christensen unió, a la vida y la muerte, el paisaje y los recuerdos de su infancia en Vejle (Vaile), así como la riqueza plástica y simbólica de la variedad de mariposas. Logra transmitir la experiencia del sujeto ante la plenitud y volatilidad de la vida: el mundo es uno, es todo, y el pensamiento deja de buscar discernirlo y atarlo a sus marcos.

Gustavo Pérez | Visual

Desde que empezó a trabajar la cerámica en 1971, Gustavo Pérez se ha dedicado fundamentalmente al desarrollo de las posibilidades creativas del barro, especialmente las que ofrece el trabajo en el torno. Trabaja desde 1992 en su taller de Zoncuantla (Coatepec, Veracruz). Su obra se ha expuesto en diversas galerías alrededor del mundo y forma parte de las colecciones de museos de México, Estados Unidos, Europa y Asia.

Paola R. Senseve | Inéditos

cómo cortamos los cuellos de las gallinas / cómo llegamos a escalar esos cerros pequeños / mientras moríamos de sed / o tal vez solo yo moría de sed / pero lo hicimos / y bebimos agua de ese balde de metal que olía mal / cómo cortamos tantos papelitos de tantos libros que escribimos / cómo bailamos hasta el amanecer
en una piscina de barro / cómo nos comimos las gallinas y cocinamos en medio de la fetidez…

Manuel Iris | Inéditos
…porque la música / es tu voz y tu silencio / recibido seas / / porque tu ritmo / es ritmo de los cuerpos / presentido seas / / porque te has repetido / porque nos das tu rastro / porque te manifiestas en todo lo que existe / laguna sorprendida, habitación del polvo, / alucinado pan que habló con los internos / de una celda olvidada / paloma de esperanza, razón de los incendios / tu propio testimonio / también / seas.

En el fondo, un poema no es algo que se ve, sino la luz que nos permite ver. Y lo que vemos es la vida

—Robert Penn Warren