Cindy Hatch | Inéditos
Hay un animal de grietas afuera de mi casa / árbol tozudo que extiende sus raíces por debajo de la avenida / el mango estuvo aquí vio esta casa convertirse en un edificio / donde hubo una familia hoy somos seis / el mango es cada vez más mango / y la ciudad más ciudad sin cauce. // El mango es arco visto de lejos / los autobuses se han encargado de darle la forma / desde la banqueta uno puede sentarse y mirar el mango desde abajo / telaraña y sombrilla…
Jorge Gutiérrez Reyna | Ensayo
De pronto, Góngora (y su turba de seguidores, a veces canora, a veces infame) se convirtió en el menos afortunado, tenebroso e indeseable de nuestros poetas. En su Historia de las ideas estéticas en España (1883-1889), escribía Menéndez Pelayo sobre las Soledades: “Nunca se han visto juntos en una sola obra tanto absurdo y tanta insignificancia. […] Llega uno a avergonzarse del entendimiento humano cuando repara que en tal obra gastó míseramente la madurez de su ingenio un poeta”.
Pablo Duarte | Ensayo
Hubo un taller. O habría. Habría habido un taller. De haber tenido un espacio. De haber estado acondicionado un sitio. De haber tenido tiempo. Porque, de inmediato, viene a la mente la pregunta por las condiciones necesarias para un taller. Las necesarias y las suficientes. La pregunta que viene a la mente, en este caso, es: ¿qué condiciones necesarias y suficientes deben cumplirse para que haya un taller?
Ileana Garma Estrella | Inéditos
sueño con archivos en Word vacíos / sueño una inundación de papeles en blanco / sueño el boceto de mis personajes / la protagonista es difusa no tiene leitmotiv / construyo una serie de personajes borrosos / fondos negros sobre atardeceres / la luz es siempre fosforescente / la luz es siempre un incendio / / en la novela que escribo / hay un chico que no puede moverse / en la novela que escribo hay una hermana fugitiva / en la novela que escribo hay hombres tristes / tristos / en la novela que escribo todos se refugian / en un jardín / en un columpio blanco….
Traducción de Marco Vidal González y Katya Gérova
Cuando emprendimos el camino / no nos preguntamos / adónde íbamos / y míranos aquí: vamos andando, / a veces nos tropezamos, / otras veces nos detenemos, / pero seguimos andando, / andando… / Así íbamos andando y no sabíamos adónde / pero cada paso nos llevaba cada vez más lejos, / por eso andábamos y no preguntamos, / esperando. / Y es ahora que / cuando lo más lejos más cerca está / y cada vez menos nos falta por alcanzarlo, / nos preguntamos por qué hemos estado andando, / por qué y hacia dónde nos dirigimos / por qué nos siguen, nos siguen, nos siguen…
Lucía María | Ensayo

Delta de sol vino como un deseo de impregnar, expandir, abarcar todas nuestras posibilidades como seres humanos, pensando en esa agua como un flujo cargado de sol. El inicio es un impulso hacia el amor, provocado por un ojo-agua, que se vuelve arrojo, río, mar, hasta ser un delta que se bifurca continuamente, compartiendo el amor, tomando la totalidad con sus aguas. El agua es creación, es vida; está más allá de la muerte, está en la continua transformación de lo que somos.

Sé que es imposible explicar convincentemente por qué un poeta escribe como escribe, pero estoy convencido de que el fraseo poético nace de nuestro modo de ser, no de los estilos literarios.

—José Watanabe