Julio Trujillo
Antonio Saborit | Rescate

El poema “Jicoténcal” interesa por diversos motivos. Su autor, nacido en la ciudad de Matanzas en 1809, fue uno de los poetas populares mejor conocidos en Cuba bajo el seudónimo Plácido; murió fusilado en La Habana el 29 de junio de 1844 por la administración provisional del general Leopoldo O’Donell, por suponerlo asociado a un proyecto de conspiración contra la dominación española.

María Negroni | Ensayo
Norma Jeane teje y de lo que ella relata o calla —o relata y calla a la vez— surgen los personajes que la rodean: su marido Arthur (Miller), “rey de Esparta y Nueva York”, su hija Hermíone, posiblemente en coma por sobredosis en alguna sala de emergencias de Manhattan y, sobre todo, su amigo y mentor Truman Capote con su vocecita aflautada y filosa.
Traducción de Alejandro Crotto

Sobre el Infierno de Dante Alighieri nada tengo para decir más importante que el sabido consejo de animarse a entrar. Lo que esta versión quiere es redescubrir y recordarnos que el Infierno (que tantas veces está como sepultado debajo de su fama) es, antes que nada, un poema. O sea, un texto que se dirige a la inteligencia y la imaginación, sí, pero para trascenderlas despertando en quienes lo recorren un punto de íntimo gozo y verdad.

Traducción de León Félix Batista

Nacido en Indianápolis el 1 de junio de 1935, el poeta Clayton Eshleman falleció durante la madrugada del 29 al 30 de enero de 2021, en Ypsilanti. Su labor como poeta y editor es casi inmensurable, y su faceta de traductor es simplemente impresionante: desde Residencia en la tierra de Neruda hasta toda la poesía de César Vallejo; desde Aimé Césaire y Vladimir Holan a Antonin Artaud, pasando por Bei Dao y hasta José Antonio Mazzotti, con un arco pleno de nombres y poéticas dispares.

María Martínez Bautista | Inéditos

Lucecitas arriba en las pupilas, / cascabeles abajo en la garganta / y espejitos amables; / las aves de esperanza / que envías a posarse / en los días siguientes; / la paz de una cartuja sobre Nápoles, / donde no te inquietó morir y no ser nada; / y el hambre deliciosa / cuando tu boca busca la otra boca // ya nunca más, / que vuelvo y soy la noche, / pero no la que enciende las farolas / e introduce en las casas sed de sueño, / porque esa es una noche compartida.

Traducción de Françoise Roy

Mangalesh Dabral, poeta y periodista indio, nació en Kafalpani, una aldea ubicada al pie de la cordillera del Himalaya. Pasó ahí su infancia y juventud, y ese paisaje grandioso del norte de la India aparece a menudo en sus poemas, donde se advierte la nostalgia del niño aldeano que migra luego a la gran ciudad. Su obra, delicadamente metafórica, mezcla referencias cotidianas con grandes cuestionamientos existenciales respecto a nuestra condición humana.

Los poetas exigen que les paguen/ y me dejan sin nada que decir…

—Norah Jones, cantautora estadounidense