No. 102 / Septiembre 2017


Poéticas de la Negatividad
 
 
Máquina-Poema o poema maquínico
(work in progress
 


Ana Franco Ortuño

You! Yes, you behind the bike sheds
stand still laddie!

Pink Floyd


 

¿Qué se piensa cuando se piensa en la máquina?
¿Qué cuando se piensa en la fascinación por la máquina?
 
La idea de lo maquínico para hablar de poesía, no es nueva, y puede hacerse una trayectoria de la preferencia. 
Puede además instalarse el concepto en una dicotomía (viejo y controvertido método) ꟷy avanzar por oposiciónꟷ; cuando el poema no es una máquina,
es un organismo:
 
 
                             
                               máquina-poema contra órgano-poema
                           o poema maquínico contra poema orgánico
                como se quiera, hablaré de uno y en otra entrega, del otro.
 
Ambos sistemas se opondrían, por ejemplo, a la intención mimética del retrato (referencias, denotaciones, experiencias). Ésos son asuntos de los que no hablaré.
 
Haré una trampa y una propuesta: voy a fechar la publicación de este texto (¿6 de octubre?)) y voy a entrar cada día a modificarlo, a continuar la información: a usar la máquina. 
No borraré nada de lo que se haya escrito previamente.
ꟷEsto no puede hacerse en una publicación, no pudo hacerse antes de la red (¿o sí?), ya veremos…
 
• Podríamos empezar esta historia con la genial solución para que el dios apareciera.
• Luego pasar por los juegos de intercambios versales en, digamos, Sor Juana.
• Pensemos también a Mallarmé.
• Y, claro, a los simbolistas.
• Posteriormente, en algunas vanguardias: 
el dadaísmo y sus gestos básicos, 
el futurismo y su sorpresa (su estar sorprendido), 
los concretos y su densidad, 
el expresionismo y sus estallamientos.
U otros:
  1. Efraín Velasco Sosa (Oaxaca, 1977) me dice vía Facebook: "creo que es interesante abrir el debate en torno a la afectación de la nueva ecología de medios en la escritura. Y creo también que es necesario establecer algunos puntos de partida. Desde mi trinchera, puedo aportar lo siguiente: un paradigma (personal) para el ejercicio de la escritura y que he tomado como axioma, es la carga energética en el lenguaje que identificó Ezra Pound en los 50´s del siglo pasado: “Great literature is simply language charged with meaning to the utmost possible degree.”
    "¿Dónde se carga de significado el lenguaje según esta visión? Pound también ofreció respuestas: logopea, melopea y fanopea.
    "La cuña, el lápiz y la máquina de escribir, ofrecieron cierto sistema de expresión que se estabilizó hasta establecerse como un sistema más o menos definido. Cargaron de energía a la literatura en ámbitos muy sutiles, que resultan evidencias solamente para los que se han dedicado a esto y reconocen los caminos. "That's not writing, it's typing". El extremo del uso del medio. Eso, pero sin la carga sacrílega, es lo que creo que sucede actualmente, mientras se está cambiando el modo de ejecución, almacenamiento y difusión de la literatura.
    "¿Qué sucedería si, a través de esta nueva ecología de medios, las cargas del lenguaje encuentran rincones inéditos en esas dimensiones que identificó Pound? Pensemos en el alto que hizo Rosalind Krauss al encontrarse con los nuevos fenómenos escultóricos en los 70’s del siglo pasado (las referencias para establecer el campo exxxpandido en la literatura ni siquiera son actuales), hizo énfasis en las dimensiones discursivas y conceptuales de la escultura, en el sitio de ubicación, en el pedestal sobre la que se instalaba. Creo que habrá que hacer eso con la literatura actual, hacer un alto y escavar en el medio, el soporte y tanto en las jerarquías implícitas de producción y distribución como en las estructuras que las activan. O algo así…
     
  2. Concluyo, con base en sus notas, que en esta máquina-Pound el patrón de energía da origen a la pieza, cada pieza que se inclinará por el sonido, la imagen o la densidad semántica. Luego está el soporte y podremos observar (en la unicidad, soporte, inclinación y densidad de la pieza) lo que de ésta nos interese: la velocidad en medios digitales, la política en el muro de la ciudad (por ejemplo): vértices entre energía y soporte. 
 En cuanto a las herramientas de tecnología digital, Rocío Cerón (CDMX, 1972) hace un decálogo:
Rodolfo Mata (CDMX, 1960), se pregunta ¿Puede un computador escribir un poema de amor?:
Cristián Gómez Olivares (Santiago de Chile, 1971) recomienda el libro "Beyond the Page: Latin American Poetry from the Calligramme to the Virtual", de Angelica Huizar.
 
 
Medio aplauso para quien afirme que:
                                                    El lenguaje y la lengua son herramientas.
                                 La piedra, la madera, el papiro, el lápiz, la imprenta son tecnología.
                                                                Estamos hablando de arte.
 
Otros elementos para sumar:
• La materia: (sin materia no hay máquina)
• El mecanismo: intercambio, transacción, comportamiento, interacción, iteración, concreción, expansión, sístole-diástole,
• Las piezas: Cualquier nivel lingüístico o sígnico (lenguaje, lengua) 
• El activador: jugador, cartomancista, guardagujas,
 
 
¿dato?
¿idea?
¿oposición?
¿referencia? 




This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.